Con la tecnología de Google Traductor

Inicio » Sabores urbanos » Para charales, los capeados de San Luis Mextepec

charales_L

Para charales, los capeados de San Luis Mextepec

Su inigualable sabor se corona con un toque de salsa marisquera y limón

Por Rodrigo Miranda Flores

Los charales o boquerones capeados empezaron a ofrecerse  como una botana de bienvenida y hoy se ha colocado como un platillo característico de San Luis Mextepec, un “puerto” sin mar pero con mucho sabor ubicado en el Estado de México.

A muchos kilómetros del mar, San Luis Mextepec, una comunidad ubicada a 10 minutos de Toluca, se ha convertido en todo un puerto debido a la gran variedad de pescados y mariscos que vende.  Además del pescado fresco, las marisquerías han dado un toque gastronómico inigualable a esta población que pertenece al municipio de Zinacantepec. 

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí

También puedes leer
Por qué no se debe consumir carne en Semana Santa
Entérate de las fiestas gastronómicas en el calendario de Aderezo
Lula Martín del Campo: Una marea de mezcal y maíz
Tés y tisanas para el amor propio

Lejos de los tradicionales cocteles de camarón, sopa de mariscos, filetes y las empanadas que ya llevan un toque especial, se buscó un platillo emblema,que los caracterizara. Así se llegó a los charales capeados.

Surgieron primero como entrada para dar la bienvenida a los comensales, pero poco a poco se ganó su lugar en las cartas de los restaurantes. Hoy, los charales o boquerones, son uno de los platillos más solicitados en San Luis Mextepec y cuyo costo está al alcance de todos los bolsillos.

Foto: Luis Rodríguez

La diferencia entre charales

El señor Eloy González, pescadero y marisquero de años en esta población, platicó que en un principio el charal o pescado enano era traído del Lago de Pátzcuaro, Michoacán. 

Sin embargo, años después voltearon a ver la Laguna de Villa Victoria y desde siete años a la fecha, el charal es traído de este cuerpo de agua mexiquense, localizado a una hora de esta población. 

Foto: Luis Rodríguez

“La diferencia del charal de Pátzcuaro al de Villa Victoria es que el primero es un poco más huesudo y el segundo más fino que al ser bañado en aceite, desaparece cualquier sensación al paladar”, comentó. 

El secreto del platillo, aseguró, se encuentra en la capeada pues cada restaurante le da su toque especial y es ahí dónde se distingue. 

El plato de charales capeados que está conformado por alrededor de 200 gramos de sabor, tiene un costo de entre 40 y 45 pesos. 

Si quieres actualizarte sobre las novedades gastronómicas, no olvides escuchar nuestro Podcast de Aderezo que ya se encuentra disponible:


Te invitamos a visitar nuestro perfil de Instagram: