Con la tecnología de Google Traductor

Con la tecnología de Google Traductor

Inicio » Comer sano » Fresas sin riesgos: Te decimos cómo desinfectar

Foto. Creative Commons

Fresas sin riesgos: Te decimos cómo desinfectar

Además cómo tratar las que están en mal estado y cómo almacenarlas

COMPARTIR

La oficina de la FDA de Estados Unidos inició una investigación por la presencia del virus de la Hepatitis A en fresas congeladas que fueron importadas desde Baja California.

La investigación fue iniciada contra las empresas Willamette Valley Fruit, Wawona Frozen Foods, California Splendor y Scenic Fruit, quienes vendieron las frutas congeladas en diversos estados de EU, por lo que ya se comenzó a pedir a los consumidores que se devuelva el producto.

¡Ya estamos en WhatsApp! Recetas, comida y muchas recomendaciones culinarias podrás encontrarlas en nuestro nuevo canal. Únete aquí

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí

“La FDA ha identificado empresas adicionales que pueden haber recibido productos potencialmente contaminados“, explicó la dependencia estadounidense.

La investigación continúa en curso, pero en este contexto te compartimos algunos aspectos que puedes considerar a la hora de consumir fresas.

Riesgos por mal estado

Es frecuente que algunas que tenemos en casa aparezcan con golpes por su transportación, cambios de color y sabor o con una mancha marrón reblandecida.

En ese caso, la costumbre indica cortar el pedazo estropeado y comerse el resto de la pieza. Incluso, a veces, podemos comerlo directamente y darnos cuenta de que no está en buenas condiciones por el sabor a podrido que nos deja.

¡Ya estamos en WhatsApp! Recetas, comida y muchas recomendaciones culinarias podrás encontrarlas en nuestro nuevo canal. Únete aquí.

En principio no es tan peligroso para la salud y no es habitual que provoque algún tipo de malestar. Pero hay excepciones, y las personas con alergia al moho podrían verse afectadas. “Las frutas padecen lo que se conoce como pardeamiento enzimático”, explica Miguel Ángel Lurueña, doctor en Ciencia y Tecnología de los Alimentos.

“Mi consejo es no comerlas cuando no están en perfectas condiciones y tirarlas la basura metidas en una bolsa. Pero si a alguien le sabe mal desperdiciarlas cuando sólo tienen una mancha, la cual nunca debe ocupar un tercio de la superficie, puede consumirla después de quitar la parte estropeada y los alrededores”, explica Rosa Porcel, investigadora de la Universidad Politécnica de Valencia.

Hay que tener en cuenta, además, que las micotoxinas no desaparecen al cocinarlas y por lo tanto tampoco se debería aprovechar las manzanas que las contienen haciendo una tarta o una compota.

El aire, la humedad y la acción de los insectos son las causas más frecuentes de que se desarrolle moho. Está compuesto de hongos microscópicos, cuyas esporas aportan distintos colores que se aprecian a simple vista. También cambian la textura y provocan un olor y sabor desagradables y fácilmente detectables.

Si se trata de fresones, cerezas y otras de pequeño tamaño hay que desecharlas y separar las estropeadas del resto para evitar el contagio.

No es conveniente ni tocar ni oler el moho, porque puede causar problemas respiratorios y hay que limpiar bien la nevera donde han estado almacenadas las frutas afectadas.

Lavar, desinfectar y almacenamiento

Es importante destacar que para gozar cada uno de los beneficios que le aportan al cuerpo, deben lavarse bien y así evitar consumir todos los riesgos anteriormente dichos.

Por ello debes lavarlas justo en el momento en que te las vayas a comer, ya que si las dejas secarse al aire, sin guardarlas correctamente, pueden volver a contaminarse fácilmente.

Para lavar las fresas bien sigue estos pasos

  • Lava una a una bajo la corriente de agua; no está recomendado sumergirlas completamente en un recipiente por mucho tiempo, ya que se rebladecerían.
  • En caso que desees sumergirlas en agua, coloca agua en un bol grande y sumerge y enjuaga las fresas ahí por un tiempo corto.
  • Sécalas tras lavarlas. Una opción es colocar las fresas en un colador por 1 o 2 minutos y dejar que acaben de escurrir el agua sobrante y se sequen un poco al aire, pero que las comas enseguida.
  • Si tienen demasiada agua, también puedes secarlas con papel absorbente o de cocina con toques suaves y con cuidado de no romperlas.

Desinfección con vinagre

Existen personas que acostumbran a desinfectar las fresas con una solución que venden para todo tipo de vegetales, pero también puedes hacer una solución con base en vinagre para matar las bacterias que en ellas puedan encontrarse, ya que es un desinfectante para alimentos natural muy usado en todo el mundo y que, además, ayuda a conservar los alimentos por más tiempo.

Para preparar la solución de vinagre para limpiar fresas se necesita:

Ingredientes

  • Un recipiente grande.
  • Vinagre de vino o de manzana.
  • Agua fría.

Procedimiento

  1. Llena el recipiente hasta la mitad con el agua fría (no debe estar caliente para no reblandecerla).
  2. Coloca una taza de vinagre por cada tres de agua y revuelve bien para que se mezclen.
  3. En el momento que vayas a limpiar las fresas, lava con el desinfectante natural poca cantidad en una sola vez, así podrás asegurarte que quedarán bien desinfectadas. Cada una de estas frutas debe ser pasada por la solución por un tiempo de 30 minutos.
  4. Pasado este tiempo, vuelve a enjuagarlas con agua fría para remover el sabor a vinagre.
  5. No te olvides de secarlas con papel secante o una toalla de cocina o bien, comerlas de inmediato.

Pasos para conservarlas

  1. Comprueba que no hay ninguna en mal estado. De esta forma, deberemos fijarnos bien para retirar aquellas que hayan recibido un golpe durante el transporte o hayan enmohecido. De lo contrario, el moho pasará en cadena de una fresa a otra y se estropearán todas.
  2. No laves aquellas fresas que no vayas a consumir, porque sino se estropearán antes. Tampoco debes retirar la corola de las fresas, es decir, la parte verde hasta que no las consumas.
  3. Son muy delicadas y tan solo podremos conservarlas en el frigorífico unos 3 o 4 días, por ello es necesario guardarlas correctamente. Debes colocarlas en un recipiente lo suficientemente grande para que quepan unas al lado de otras (no amontonadas) con varias hojas de papel de cocina en el fondo.
  4. Cubre el recipiente con papel transparente o film y agujerearlo con la ayuda de un cuchillo o tenedor. De esta forma, permitirás que las fresas “respiren” y se conserven mejor durante más días.

Para saber más de las fresas

-Esta fruta tiene un alto contenido de vitaminas C y K. Es rica en fibra, antioxidantes, ácido fólico, potasio, hierro, magnesio, silicio, cobre, agua, hidratos de carbono y proteínas. Además, 100 gramos de fresas tienen solo 33 calorías.

-Tienen un sabor que se debate entre ácido y dulce, además de un aroma particular. Con ellas pueden prepararse diferentes recetas como mermeladas, compostas, emulsiones, salsas y postres, entre otras.

-Los productos retirados del mercado recientemente incluyen frutas mixtas Great Value de 4 lb, fresas en rodajas Great Value de 4 lb, mezcla de frutas antioxidantes Great Value de 2 lb, mezcla de batidos orgánicos Fresh Start de Rader Farms de 48 oz. bolsa (cada bolsa consta de seis paquetes de 8 oz), y Rader Farms Organic Berry Trio 3 lb.

COMPARTIR