Inicio » Plato de portada » Guía para aprender a elegir un vino

Foto: Cortesía Mercado Libre

Guía para aprender a elegir un vino

Te ayudamos a identificar los distintos tipos y seleccionar el que mejor se adapte a tu menú

El vino es una de las bebidas más antiguas que se conocen en la historia de la humanidad y hacerlo tienen su chiste; es por eso que en Aderezo te presentamos una guía básica para identificar los distintos tipos de vino y posteriormente, elijas el que mejor se adapte a tu menú, antojo y compañía para disfrutar su día como se debe.

También puedes leer

Vino tinto: La uva tinta se procesa con la piel, que le da el pigmento oscuro. Las más usadas son Tempranillo, Merlot, Malbec, Cabernet Sauvignon, Shiraz, Grenache, Nebbiolo y Carmenere.

Maridaje: Con carnes rojas, salsas intensas, quesos fuertes y con platillos muy condimentados.

Foto: Cortesía Mercado Libre

Vino blanco: Se usan generalmente uvas verdes o tintas, pero sin piel, además de tener un estricto control de la temperatura con la que se fermenta. Las uvas más comunes de este vino son: Chardonnay, Sauvignon Blanc, Semillón, Chenin Blanc, Loureira, Verdejo y Alvariño.

Maridaje: Carnes blancas, sabores suaves, ensaladas, arroces y diferentes tipos de quesos. 

Foto: Cortesía Mercado Libre

Vino rosado: Las uvas suelen ser tintas pero la piel se deja por un corto tiempo, al pasar a la fermentación se retira para que no pigmente; las uvas más usadas coinciden con el vino tinto:  Malbec, Grenache, Merlot, Tempranillo, Shiraz, Cinsault y Zinfandel.

Maridaje: Con postres, carnes frías, vegetales y cremas.

Foto: Cortesía Mercado Libre

Por añejamiento: Este proceso realza diversas propiedades, sabores, matices e incluso el color, haciendo que tome características que se valoran entre los paladares conocedores; aunque un buen añejamiento no sólo dependerá del tipo de barrica o tiempo, sino de factores como el clima, el estado de la uva, el espacio en el que estuvo y más. 

  • Joven: No se embarrica, de la fermentación pasa a la botella. 
  • Crianza: Tanto en tintos, blancos y rosados, el tiempo en barrica es de 6 meses, mientras que el añejamiento dentro de la botella es de 18 meses. 
  • Reserva: En tintos, el tiempo en barrica es de 12 meses y el añejamiento de 36; en blancos y rosados el tiempo en barrica es de mínimo 6 meses y el añejamiento es de 18 en botella. 
  • Gran Reserva: Los tintos pasan un mínimo de 24 meses en barricas y 36 de añejamiento, mientras que son 6 meses en barrica y otros 30 de añejamiento en botella en los blancos y rosados.  

Si quieres actualizarte sobre las novedades gastronómicas, no olvides escuchar nuestro Podcast de Aderezo que ya se encuentra disponible:

Te invitamos a visitar nuestro perfil de Instagram:

También te puede interesar