Inicio » Plato de portada » Chiautempan, el pueblito que es cuna de los muéganos

Foto. César Rodríguez

Chiautempan, el pueblito que es cuna de los muéganos

Es durante la Semana Santa que su consumo se duplica, según los comerciantes

Por Arled Jarillo

En el municipio de Chiautempan, conocido más por su producción textil, se elaboran unas deliciosas galletitas bañadas con piloncillo que son conocidas como muéganos.

En esa comuna hay diversos talleres en los que se produce este delicioso postre, pero existe uno popularmente conocido como Muéganos Miguelito, cuyo centro de elaboración se encuentra a escasa media cuadra de la presidencia municipal y según datos proporcionados por el cronista Jesús Cortés Ilhuicatzi, tiene más de 100 años de existencia.

En este lugar, han trabajado cuatro generaciones que han plasmado todo su cariño y amor en cada uno de los rectángulos cortados para elaborar los “muéganos”, que con el paso del tiempo se han convertido en un dulce representativo del municipio sarapero. Además de ser producidos los 365 días del año, es precisamente en Semana Santa cuando se duplica su consumo. De 20 kilos de producción diaria, en fechas santas se llegan a producir hasta 50 kilos.

La razón, según lo narrado por María Luisa González Muñoz, hija de don Miguelito, es que años atrás, después de terminar la procesión del Viernes Santo y a la cual los feligreses asistían en ayuno, acudían al puesto que instalaba su papá para comprar “muéganos” y así mitigar el hambre en lo que llegaban a sus casas.

La tradición perdura, es por ello que en estas fechas la demanda de los pequeños bocadillos bañados en piloncillo aumenta.

“Es más, hasta los paisanos que se encuentran del otro lado (Estados Unidos), les dicen a sus familiares que les envíen “muéganos” y sabemos que son para allá porque nos los piden empaquetados”, comenta la hija de don Miguelito.

La elaboración de estos bizcochos a simple vista suele parecer sencilla, pero su preparación desde el amasado de los ingredientes hasta la venta del producto implica todo el día.

Foto.César Rodr´íguez

¿Cómo se hacen los muéganos?



El proceso, explicado por, María Luisa González Muñoz, es el siguiente:

Con los ingredientes que son huevo, harina de trigo, leche en polvo, polvo para hornear y manteca se forma una fuente sobre una mesa con la finalidad de mezclarlos hasta formar una masa suave.

Después de dejarla reposar por un momento, se forman unas tiras, las cuales se contarán en unas más pequeñas.

Acto seguido, colocadas en unas charolas para hornear,  se aplastan con la palma de la mano a manera que queden en forma de pequeños rectángulos.

Ya horneados, los pequeños bizcochos son bañados en piloncillo, -que es lo que les da sabor-, y colocados sobre tiras de papel de estraza; ahí son acomodados, de manera ordenada, 16 pastelillos los cuales serán cubiertos con otra tira de papel y vueltos a colocar en charolas para su distribución y venta.

Algo que les inculcó don Miguelito a sus hijos es el amor al trabajo, motivo por el cual, siempre externan una gran alegría a la hora de elaborar los “muéganos” a los que él llamaba “rectángulos hechos con amor”.

También puedes leer

Innovar y permanecer

Para seguir dándole vigencia y modernidad a los “muéganos” Sharon Rojas, que es bisnieta de don Miguelito, se ha dado a la tarea de crear postres en los que uno de los ingredientes principales, claro está, son los muéganos.

Por el momento, son tres los postres que ha creado: el pay de “muégano”, el frappe de “muégano” y el plátano en cama de “muégano”.

 Al escucharlos nombrar, la imaginación vuela y se nos hace agua la boca por probarlos y les hemos de decir que la imaginación no nos ha traicionado esta vez, porque el sabor de cada uno de estos platillos es por demás exquisito y les adelantamos que en el horno se están “cocinando” otras recetas cuyo protagonista es esta peculiar galleta.

Estos productos, a diferencia de los “muéganos” solo se pueden adquirir mediante pedido, ya sea en el taller, por teléfono o en su página de Facebook

El origen de los muéganos

Los muéganos, al igual que otros dulces típicos de nuestro país, vienen de España, y llegaron a México durante la colonización, aunque debemos de tomar en cuenta que varias de estas recetas son resultado de la mezcla cultural entre el país ibérico y el imperio musulmán durante la invasión morisca que duró siete siglos, -de 711 d.C. a 1492-.

Con el paso del tiempo, las recetas de los dulces que llegaron a la entonces Nueva España, se fueron adaptando dependiendo de los ingredientes de la región en la cual fueron elaborados. Es por ello, que actualmente existen diversas variantes del muégano, aunque la base que es la harina de trigo, huevos y miel es la misma.

Para saber

Los muéganos con panela (piloncillo), se preparan principalmente en las regiones de Huamantla, Santa Ana Chiautempan y el Centro Histórico de Tlaxcala. 

Si quieres actualizarte sobre las novedades gastronómicas, no olvides escuchar nuestro Podcast de Aderezo que ya se encuentra disponible:

Te invitamos a visitar nuestro perfil de Instagram:

También te puede interesar