Inicio » Para probar » Un lugar para probar cervezas veganas

Foto. Jaime Ramírez

Un lugar para probar cervezas veganas

Conoce el proceso y lo que distingue a sitios como Las Amarguitas Fábrica de Cerveza

Por Jhennifer Renaud / El Sol de Córdoba

Para conseguir el sabor de una buena cerveza influyen muchos factores que quizá desconoces, desde el agua, la cebada y la elaboración son todo un proceso que se consigue bajo una detallada elaboración hecha por profesionales que miden cada paso para que el resultado sea único así es como Las Amarguitas Fábrica de Cerveza se ha hecho ya famosa por ser una cerveza micro cervecería mexicana con corazón cordobés. 

Lo que hace la diferencia entre una cerveza artesanal y una cerveza mexicana es su detallado proceso en donde no quedan espacios para los errores, mientras la mayoría de las cervezas artesanales hacen sus procesos bajo pruebas y modificaciones, en esta fábrica cordobesa se lleva un procedimiento detallado bajo una receta que se realiza en máquinas traídas desde Alemania y operadas por profesionales.

Las Amarguitas es una micro fábrica de cerveza mexicana con una gran variedad de cervezas veganas, que actualmente produce más de 12 mil litros de cerveza mensual y distribuye cerca de 10, 800 latas de cerveza que se distribuyen al centro y sureste el país.

 Foto. Jaime Ramírez | El Sol de Córdoba

Cómo se hacen las cervezas veganas

Para hacer estas cervezas se utilizan maltas 100% mexicanas traídas desde Tlaxcala, en la carretera Perote -Puebla, cuando llega la cebada se hace una mezcla de diferentes tipos de cebada la cual ya esta tostada.

Del tipo de tostado depende el tipo de sabor y color que se va a obtener, “hay cervezas muy oscuras que van a dar sabores a chocolate y café, eso es gracias a cebadas muy tostadas, hay cervezas color ámbar, que van a tener sabor como a caramelo eso igual por la misma cebada al igual pasa con la cebada menos tostada que se obtiene una cerveza amarilla más cristalina, el volumen alcohólico lo aporta la cebada también”, explica el maestro de las cervezas y dueño del lugar.

Después de hacer la mezcla de las cebadas se muele, la parte del molido es para romperla y exponer los azúcares que se tienen dentro, ya que se tiene molida se agrega al tanque de macerado, un tanque de 1200 litros en donde se pone la cebada con agua tratada por osmosis inversa.

También puedes leer

Aroma y lúpulo

Cuando el mosto pasa a la segunda olla se le agrega el lúpulo, este ingrediente esencial para la elaboración de la cerveza que es lo que le da el amargor, el sabor y el aroma a esta bebida.

Cuando hierve el mosto se esteriliza y se le agrega el lúpulo para conseguir cervezas cítricas, especiadas o florales, pero también se hierve para que se le evapore un poco el agua y conseguir que se concentre más el sabor y así quede una cerveza con un volúmen de alcohol más importante y menos aguada. 

Tras hervir se prende una bomba para que la centrífuga y lleve todos los sólidos al centro, dejando la parte líquida que después entra a un aparato que la enfría para pasar al proceso de la fermentación en donde se le agrega oxígeno para que la levadura continúe su proceso.

La levadura se combina en los tanques fermentadores con el mosto, resultando el alcohol, que dependiendo del tipo de cerveza será la cantidad apropiada.

Al concluir el tiempo de fermentación se da paso a la clarificación en donde se le agregan las sales de silicio para que las cervezas sean 100% veganas.

“A diferencia de los vinos en donde se usan albúmina de huevo, grenetina y pescado, nosotros usamos insumos que nos ayudan a que sean veganas, para que sean consumibles por cualquier persona”, comenta. 

Después de la clarificación se pasa a la carbonatación en donde se le agrega el Co2 y se puede pasar al barril y las latas concluyendo el proceso de elaboración de una cerveza.

 Foto. Jaime Ramírez | El Sol de Córdoba

Fue en el año 2012 que dio inicio esta aventura cervecera en donde una pequeña fábrica de cerveza comenzó con solo dos cervezas y una producción de tan solo 600 litros mensuales.

Para finales del 2014 se ampliaría este proyecto que necesito de traer desde Alemania una máquina especializada con la que se podrían sacar 4 mil litros de cerveza al mes.

En el año 2018 llegaría a completar el equipo una nueva planta traída desde Estados Unidos, que produce 8 mil litros de cerveza mensuales, teniendo hoy en día una capacidad total de producción de 12 mil litros.

“Realmente el público que llega aquí es porque ya investigó sobre la cerveza, somos una fábrica de cerveza para gente conocedora, para entusiastas de las bebidas, este lugar es para personas que quieren una buena cerveza en un ambiente tranquilo, somos la cervecería de Córdoba”, afirma su propietario Pablo Puig.

Cabe destacar que en este lugar no solo se fabrican cervezas, hay una gama interesante de destilados y fermentados, se tiene vino de miel, Hard Zeltzer, vino de miel, ron y ginebra, haciendo de esta fábrica la única en el estado con estas características.

Para darle el toque perfecto la barra de comida que preparan es un plus a las exquisitas bebidas pues las hamburguesas de jabalí y venado son un éxito en el menú que cierra con broche de oro con la receta secreta del aderezo de las papas especialmente preparadas con especias que son el hit del establecimiento ubicado en la avenida 23 entre calles 20 y 22 de la colonia San Dimas en Córdoba, Veracruz. 

La importancia del agua en la cerveza

El agua tratada por ósmosis inversa es un agua que no tiene nada de sales ni minerales, es dependiendo del parámetro de agua que se quiere seguir que será lo que se le agregue.

“Es por ejemplo si nosotros queremos conseguir una lager ligera, muy tomable, nosotros emulamos el agua de un río específico de Alemania, si queremos que tenga más aromas a lúpulo, más sabores, vamos a ponerle otro tipo de minerales, lo que quiere decir que a parte de hacer una receta para una cerveza, también hacemos una receta de agua para esa cerveza”, explica Puig.

La maceración se debe dejar por 60 minutos reposar para que todos los azúcares se extraigan (el tiempo depende de la cerveza), una vez ya extraídos los azúcares se hace el proceso de borlaug para obtener todos los azúcares y se entonces se pasa de la primera olla de maceración el agua azucarada a la segunda olla.

 Foto. Jaime Ramírez | El Sol de Córdoba

Ayuda a productores locales

El mosto es el caldo azucarado que resulta del proceso de maceración, mientras el mosto es usado para realizar la cerveza, el grano que queda de la cebada es donado a productores de cerdos para alimentación el cual aporta una gran carga nutricional para los animales.

Este bagazo de cebada también es utilizado para alimentar a los venados y jabalíes de los que se preparan las exquisitas hamburguesas y hotdogs que se venden en el lugar.

“Al final para nosotros es bagazo y producimos tanta cebada que no alcanzamos a usarla toda, entonces es una forma en que nosotros tenemos ya convenios con productores locales y los ayudamos a que abaraten costos y suben sus niveles de alimentación en sus animales”, afirma.

También te puede interesar

Esto debes comer para que no te piquen los moscos

VER PUBLICACIÓN

Una guía para comer chiles en nogada en la CdMx

VER PUBLICACIÓN

¿Cuántos litros de agua se necesitan para producir una cerveza?

VER PUBLICACIÓN

El único restaurante en CdMx que cosecha sus propios hongos

VER PUBLICACIÓN