Inicio » Para probar » Dónde comer rollitos húngaros muy a la mexicana

Foto: Roberto Hernández

Dónde comer rollitos húngaros muy a la mexicana

Son un pan artesanal relleno de lo que se te antoje y lo mejor de todo, es que se comen con las manos

Cada país tiene platillos y alimentos icónicos que a través del tiempo se han compartido con el resto el mundo adaptándose a las distintas culturas e ingredientes locales.

Un ejemplo, es el pan tradicional de Hungría, los famosos Kürstöskalács, que son un tipo de rollo dulce que se prepara en un cilindro y hay de diferentes sabores como vainilla, chocolate, canela, coco, entre otros. Es común encontrarlo en las calles y en cada esquina de Budapest. 

Es un pan tradicional de Hungría. Foto: Roberto Hernández

Cuando la chef Liliana Cortés hizo un viaje de placer a la ciudad europea, se enamoró por completo de este postre, por lo que decidió conocer más sobre este platillo icónico y traerlo a la Ciudad de México, donde visualizó una gran oportunidad para deleitar a los paladares citadinos con una nueva y atractiva propuesta. 

“Me enamoré del pan, es una forma diferente de comer este alimento que a los mexicanos nos encanta y por eso quise traerlo a la ciudad”, comentó a Aderezo. 

Según dijo Liliana, para lograr una similitud de sabores y formas, entre el original y la versión chilanga, tuvo que tomar un par de cursos en el país europeo, además de que la maquinaria y los hornos donde los cocina son 100 por ciento de origen húngaro.

“Es un pan un especial, está hecho con la receta original que lleva harina, huevo, azúcar y uno que otro secreto de mi cosecha, lo atractivo de esto, es que la consistencia del rollo tiene que ser esponjosa”, dijo.

Desde el 2017, el rollito húngaro ha ganado fama en la colonia Condesa. Entre sus especialidades destacan dos versiones: dulce y salado y miden aproximadamente entre 13 y 17 centímetros de altura.

Los salados llevan ensalada de lechuga, trozos de tocino y aceituna, acompañados de jamón serrano o pechuga de pavo y están cubiertos de queso Philadelphia y manchego. En esta versión el pan es crujiente y tiene linaza, pepita y ajonjolí.

También tienen un especial de bacalao disponible todo el año y que se ha colocado como los favoritos. 

Para los dulces hay una infinidad de sabores, de Nutella, chispas de chocolate, crema de nuez, de coco, canela y cacao. También manejan el tradicional que es de canela y azúcar. 

“El ritual para comerlo, es con la mano, de verdad que es para chuparse los dedos, luego se agarra de una la punta y se desliza en forma de espiral. El salado se come como baguette, a mordidas”, explicó. 

Incluyen el tradicional de azúcar y canela. Foto: Roberto Hernández

Otro de los atractivos del sitio, es que para complementar la experiencia, hay oportunidad de que veas cómo se preparan, pues además que se hacen al momento, los hornos están a la vista.

“Es un proceso largo. Antes de hornear, ya tenemos la masa preparada, porque se tiene que dejar reposar para que pueda esponjar, pero en el horno sólo son cinco minutos, más el tiempo de rellenado”. 

Para acompañarlo, la experta recomienda hacerlo con café, tal y como acostumbran los húngaros o en su defecto, con té chai o latte.

Cortés nos confesó que dentro de sus planes para el 2022 está introducir un rollo vegano para satisfacer a todos los gustos. 

También lee

Si quieres actualizarte sobre las novedades gastronómicas, no olvides escuchar nuestro Podcast de Aderezo que ya se encuentra disponible:

Te invitamos a visitar nuestro perfil de Instagram:

También te puede interesar

Con este truco sabrás si tu tanque de gas está por quedarse vacío

VER PUBLICACIÓN

¿Compras queso Oaxaca a granel? Estos son los riesgos

VER PUBLICACIÓN

Por qué los champiñones ayudan a combatir la depresión

VER PUBLICACIÓN

Conoce los tés con sabores que van bien con el otoño

VER PUBLICACIÓN