Inicio » Para probar » Arte se convierte en la quesadilla más exclusiva de México

Arte se convierte en la quesadilla más exclusiva de México

La Semana del Arte en la CdMx trae la oportunidad de comer algunas esculturas a manera de antojitos

Bajo la premisa de que No todo lo que brilla es oro y la quesadilla de arte más exclusiva de México, el proyecto 𝘾𝙊.𝙈𝙀𝙍𝙍, el artista César Ríos  (ambos de Oaxaca) y la plataforma de divulgación, Obras de Arte Comentadas lanzaron una pop up, un deleite y una fantasía para muchos: la oportunidad de tener una réplica de piezas míticas como el Ballon Dog de Koons o La Fuente de Duchamp, pero hechas con masa, sumergidas en aceite y rellenas de queso.

Taxi Pizza, un toque neoyorquino en Puebla

Esta es una invitación a salir de los espacios de exposición y los marcos cotidianos del arte, de hacerlos más accesible y abrir lo canales, precisamente en la denominada Semana del Arte en la Ciudad de México.

Cortesía

“Es una acción de arte relacional, porque involucramos al público al momento al que accede a una escultura, además van acompañadas con un certificado de autenticidad. Es una pieza que depende del público para poder existir porque incluye el acto de comer y eso tiene que ver mucho con la colectividad. El poder juntar a las personas en un solo espacio para compartir los alimentos”, nos cuenta en entrevista Dea López, curadora de 𝘾𝙊.𝙈𝙀𝙍𝙍.

Arte Latte en 3D, la creatividad de decorar las tazas de café

Aunque en la CdMx esta actividad solo sucederá el jueves 29 de abril, las piezas efímeras pero sustanciosas de César tuvieron su primer acercamiento al público- comensal en 2020 en su natal Oaxaca, bajo el nombre de Finos Antojitos Escultóricos.

Cortesía

¿Por qué de masa?


La curadora nos cuenta que en la obra hay suma relevancia en la selección de materiales y el contexto de cada artista. “César básicamente creció en las cocinas económicas de su familia, entre la fonda, la cocina, servir, cortar, pelar y freír. Esto nos hace entender mucho porque él escoge los estos materiales, también como un momento de problematizar el “oye, porque mi pieza puede tener este valor, cuando la pieza que hace mi mamá con masa no se posiciona en un mercado del arte. Jugar un poco con estos conceptos es algo bastante importante”, explica Dea.

Cortesía

Además menciona que la abuela del artista siempre le decía la frase “si no lo vendemos, nos lo comemos”, entonces si en algún momento existe un apuro económico, la comida es una gran manera de salir de ellos.

Un camión de helados que también es foro cultural

Mismos procesos, más accesible

“La selección de las piezas para esta acción tiene que ver con la idea de lo opulento, tiene que ver con el lujo, con lo caro (….) no cualquier puede acceder a una pieza de Koons. Son esculturas de la historia del arte que ya están sumamente posicionadas.  Entonces la selección tiene que ver con esta idea de gusto del arte, de transformar estas piezas a elementos como la quesadilla, que es grasosa, que sea de la calle. Es poner dos materiales a comparación”, menciona la curadora.

Enfatiza además que los procesos de arte y comida son muy similares, incluso las estructuras en las que se van generando, como esta idea del: chef autor, el artista autor,  la cocinera no autora, el artesano no autor.

Cortesía

Respecto a que si es un guiño entre lo exclusivo que suelen ser algunos platillos y algunas piezas de arte, Dea comenta que hay un proceso de apropiación de la comida desde estructuras: “va de un chef a una cocinera o un elemento popular y nunca pasa lo contrario. Por eso es un poco jugar con la idea de qué pasa cuando la calle se apropia con estos elementos de élite, de gusto o de estrato social”

La reflexión entre la comida y el arte es uno de los ejes más fuertes en la productora de exposiciones oaxqueña, 𝘾𝙊.𝙈𝙀𝙍𝙍, “trabajamos desde ahí en encontrar similitudes. Hay muchos artistas que han trabajando con esta materialidad a lo largo de muchos años y en el mundo”, concluye.


¿Quieres una pieza?

La dinámica es reservar y comprar desde tienda.obrasdeartecomentadas.com

Solo serán 100 ejemplares y aunque todavía no existe una nueva fecha para una dinámica así en la CdMx, están abiertos a posibilidades, en especial por ser una pieza que se puede replicar fácilmente.

Cortesía

Además de las obras de Koons y Duchamp, también hay sopes Louis Vuitton y Chanel.

Si quieres conocer más de sus iniciativas, checa sus redes: @obrasdeartecomentadas, @co.merr y @cesar_rios

También puedes leer

La calabaza rarámuri que dura hasta cinco años

De la ensalada César a la Margarita: sabores que le debemos a Tijuana

Suscríbete 

¿Quieres ser el primero en leer nuestro contenido gastronómico? Suscríbete AQUÍ y recíbelo cada 15 días

Te invitamos a seguirnos también por Instagram

También te puede interesar