Inicio » Sobremesa » ¿Qué se hace con los desechos del camarón? ¡Plástico!

Foto: Especial

¿Qué se hace con los desechos del camarón? ¡Plástico!

Estudiantes de la preparatoria crean bioplástico con las cáscaras del crustáceo

Por Marimar Toledo

Samantha Carrasco Tovar, Natalia Quetzalli Martínez y Génesis Ayón Loza son tres jóvenes mazatlecas de 17 años que descubrieron cómo crear plástico con la cáscara del camarón. Sí, esa que usted tira después de preparar un aguachile, una campechana o algún platillo que llevé como ingrediente este producto icónico de la gastronomía sinaloense.

Todo comenzó cuando las jóvenes estudiantes de la preparatoria Vasconcelos se enteraron de la convocatoria Expo Ciencias Sinaloa 2022, a la que decidieron inscribirse. Al principio no tenían idea de qué proyecto presentarían, pero de lo que sí estaban seguras es de que tendría que ser original, innovador y que tuviera un impacto positivo en la sociedad. 

Asesoradas por su maestra Judith Rebeca González Muñoz, optaron por enfocarse en crear un proyecto que cubriera la necesidad de evitar la contaminación de plástico y el reto fue hacerlo utilizando un elemento propio de la región. Fue ahí donde tuvieron la idea de experimentar con la cubierta del camarón.

Con su proyecto Bioplástico de Camarón obtuvieron el primer lugar en la Expo Ciencias Sinaloa 2022, lo que representa el pase directo a la Expo Ciencias Nacional San Luis y además representarán a México en un evento de ciencias que se llevará a cabo en Túnez, África, en 2023.

También puedes leer:

Sustituto de plástico

La fuerte contaminación que existe en el medio ambiente a consecuencia de los plásticos de un solo uso como bolsas, envases, popotes y platos despertó en ellas el interés de este proyecto alternativo.

Los residuos del bioplástico de camarón, a diferencia del plástico convencional, generan un fertilizante natural, es un producto biodegradable y que sirve también como fertilizante y su fabricación contiene únicamente materiales inofensivos con el ambiente y con las personas.

Según cifras de la Organización de las Naciones Unidas, por la pandemia del Covid-19 el uso de plásticos se disparó de manera asombrosa del 2020 al 2022; su aumento ha sido tal que los sistemas de reciclaje han colapsado en algunos países.

En México, se calcula que cada habitante desecha 6.5 kilogramos de plástico al año, lo que significa que tira 195 botellas de plástico.

Además, se calcula que 8 millones de toneladas de plástico llegan a los océanos cada año, lo que representa contaminación y muerte para las especies marinas, ya que alrededor de 100 mil tortugas y mamíferos marinos, además de un millón de aves marinas, mueren anualmente por la contaminación del plástico de los mares.

Impacto en la sociedad

Todos los experimentos fueron realizados por Samantha, Natalia y Génesis en el laboratorio escolar, la manera en la que lograron fabricar plástico fue muy artesanal, ya que no contaban con todos los instrumentos. Pese a eso, las chicas lograron su objetivo.

“Lo que hace es reemplazar al plástico utilizando los residuos del camarón, todo lo que no se utiliza del crustáceo lo estamos aprovechando para crear plástico biocompatible, para reducir de esta manera la contaminación”, dijo Samantha.

Génesis explica que eligieron el camarón debido a las propiedades de este crustáceo, que contiene quitina, un polímero natural que ayuda a reemplazar el plástico. “Nosotros reformulamos, para que esto no tuviera olor ni pigmentación, además de que tampoco dañará a las personas que tienen reacción alérgica al camarón; este plástico no produce nada, además es impermeable, por la composición química que es quitosano, que se obtiene a través de la quitina, entonces, hace un producto antifúngico, impermeable, que no afecta a las personas”, dice.

Actualmente, el 40% del plástico que se fábrica en el mundo es para envases que se desechan tras un solo uso; lo preocupante es que se proyecta que en el año 2050 habrá más plásticos que peces en el océano.

Representarán a México en Africa

Con mucho orgullo, emoción y nervios, las estudiantes mazatlecas se preparan para representar a México en el International Festival of Engineering Science and Technology, que se llevará a cabo en marzo del 2023 en Túnez, África.

Ellas son bilingües, no necesitarán traductor, y harán la presentación de su proyecto completamente en el idioma inglés. Se trata de un campamento de nueve días donde se presentan diferentes países. Hasta ahorita se han registrado 32, entre ellos Ucrania, Bosnia, Italia, Túnez y algunos de Latinoamérica.

Natalia agradeció al apoyo que les han dado los maestros, alumnos y padres de familia, así como a su asesora, la maestra Judith, pero buscan la difusión de la información para que las apoyen con donativos económicos que les permitan cubrir sus viáticos

“Necesitamos este apoyo económico para poder representar a México, la verdad, creemos que es un muy buen proyecto. Vamos a competir por un trofeo y obviamente nuestra iniciativa es buscar becas universitarias, porque ya estamos en tercero de preparatoria y nos preocupa mucho nuestro futuro”, comenta Natalia.

Según datos de la asociación Plastics Europe, en 2019 la producción de plásticos en el mundo alcanzó los 368 millones de toneladas.

Y aunque en los últimos meses en más de 120 países del mundo se han implantado prohibiciones y multas sobre los plásticos de un solo uso, estos no bastan para reducir la contaminación general. Y es que casi todas las regulaciones abarcan únicamente artículos como bolsas de plástico, que representan una parte mínima de los residuos plásticos, y son más eficaces para reducir la basura que para frenar el consumo de plástico.

Proyecto Viable

El proyecto del Bioplástico de Camarón es muy viable económicamente, ya que la materia prima es puro desperdicio.

Judith Rebeca González Muñoz, maestra de Biología en la preparatoria José Vasconcelos, les dejó en claro a las jóvenes que tenían que apostarle a un proyecto donde tuvieran acceso a la materia prima, accesible; en este caso, el bioplástico se produce con poca cáscara de camarón y el costo de elaboración es bajo.

“Ellas todavía pueden cristalizar más el producto, pero se necesita maquinaria, porque estamos hablando de un laboratorio escolar, no se tiene el equipo, podrían hacer muchas cosas si se les apoya”, asegura.

El proyecto duró tres meses en cristalizarse, fueron horas de trabajo de las jóvenes, no solo en el laboratorio, sino en sus casas.

La bióloga pesquera recuerda que fue a finales del semestre pasado cuando llegó la convocatoria de la Expociencia de Sinaloa, y debido a su inteligencia, Samantha, Natalia y Génesis podían participar en varias categorías, pero lo importante era pensar en una necesidad.

“Los evaluadores me hicieron el comentario de que ganaron con la puntuación más alta, que es muy difícil que un proyecto estudiantil obtenga el 100 por ciento y ellas lo hicieron, por eso se obtuvo el pase al evento internacional”.

La mayoría del plástico que se utiliza en el mundo en la actualidad es virgen -o primario-, fabricado a partir de petróleo crudo o gas y aunque la producción mundial de plástico reciclado se ha cuadruplicado en los últimos años, pasando de 6.8 millones de toneladas en el 2000 a 29.1 millones de toneladas en el 2019, aún representa solo el 6% del volumen de la producción total de plástico.

Si quieres actualizarte sobre las novedades gastronómicas, no olvides escuchar nuestro Podcast de Aderezo que ya se encuentra disponible:

Te invitamos a visitar nuestro perfil de Instagram:

También te puede interesar

Consejos para evitar hormigas o cucarachas en la cocina

VER PUBLICACIÓN

Visita estos lugares con pan francés memorable

VER PUBLICACIÓN

Mi Rancho a Tu Cocina: Receta de huauzontles y por qué es buena idea comerlos

VER PUBLICACIÓN

¿El pollo se lava o no? Podrías estar haciéndolo mal

VER PUBLICACIÓN