Inicio » Sobremesa » Cata tu taza de café en tres sencillos pasos

julia-florczak-Y6O6PHJRQms-unsplash

Cata tu taza de café en tres sencillos pasos

No hay nada como una buena taza de café que nos envuelva en experiencias

El equilibrio de una taza perfecta de café nos habla acerca de todo un mundo detrás de su preparación.

Si eres amante de esta bebida o si apenas le estás entrando al café, acá te dejamos algunos consejos tomados del Manual del Café de Nicolas Artusi para que aprendas a catar de forma fácil y te conviertas en un experto.

Foto: Unsplash

Leer más:

1. Observar

Es uno de los pasos primordiales, ya que la vista nos dará la oportunidad de explorar colores, formas y hasta texturas.

Para hacerlo deberás acercar la taza a la altura del pecho, aproximadamente a unos 30 centímetros de los ojos.

Posteriormente tendrás que acercarla nuevamente hasta ubicarla a unos quince o veinte centímetros de los ojos para concentrar lo que Nicolás Artusi llama como “visión analítica”.

Las tonalidades del café te darán muchas pistas, una taza con colores muy obscuros te hablará sobre una taza muy aromática, si el color es más pálido probablemente tendrá poco aroma.

Foto: Unsplash

2. Olfato

Tapa la taza con la mano y deja únicamente un pequeño orificio al aire, posteriormente acerca la nariz e inhala profundamente, seguramente reconocerás aromas muy intensos.

Quita la mano de encima y con una cuchara remueve el líquido, verás como los armas se intensifican y ahí te darás cuenta si realmente es un olor agradable o te disgusta.

Es recomendable repetir el proceso para diferenciar los aromas y así poder clasificarlos.

Foto: Unsplash

3. Sorber y probar

Acerca la taza a tus labios para después llevarla a la boca en sorbos pequeños, haciendo un ligero ruido. El café debe estar en temperatura entre los 65 y 67º C.

Una vez que ya hayas sorbido el café, distrubúyelo de modo que toda tu lengua esté mojada, debes sostenerlo durante 10 segundos.

Con la boca abierta muy ligeramente, respira con la nariz para que puedas percibir una nueva oleada de sensaciones dentro del sistema retro-nasal.

Traga el café con movimientos cortos y rápidos, se recomienda que sean tres, repite el proceso.

Podrás identificar las zonas de la lengua que se activan cuando el café entra en contacto. En la punta se perciben los sabores dulces, al fondo los amargos, a los costados la acidez y lo salado.

Foto: Unsplash

Y ahora sí, disfruta. Las catas de café son muy divertidas, déjate llevar y recuerda que todo se trata de percepción propia.

¿Quieres leer más antojos y enterarte de lo que sucede en el mundo gastronómico? ¡Suscríbete a nuestro newsletter! Te llegará contenido delicioso cada 15 días.

También visita nuestro perfil de Instagram:

También te puede interesar