Inicio » Plato de portada » Salvemos a los restaurantes

Salvemos a los restaurantes

Entérate los beneficios de consumir local y cómo apoyar a tus lugares favoritos para que no se vean en la necesidad de cerrar definitivamente

La contingencia sanitaria por el coronavirus tiene en jaque a restaurantes de todos los tamaños, la puesta del semáforo epidemiológico en rojo por segunda vez, hizo que las nóminas de muchos centros de consumo fueran insostenibles, por lo que se vino una nueva ola de desempleo y cierres definitivos de lugares.

Haz pedidos a domicilio / Creative Commons

¿Cómo se reconstruirá la industria de los restaurantes?

Una de las respuestas es la compra y el consumo de productos locales, hasta hace un año esta práctica era una “moda”, pero hoy, es una necesidad. Si México se beneficia, nos beneficiamos todos.

Que los restaurantes adquieran productos locales, que tú compras en la tienda de la esquina y comas en tu restaurante favorito, debe ser un acto natural y auténtico que esté en nuestro día a día, que sea parte de nuestro estilo de vida para que se incentive la economía.

El consumo local beneficia al productor, a los cocineros, a toda la plantilla de trabajadores que a su vez, llevan el sustento a sus familias; el comensal también se beneficia al consumir platos con insumos frescos, sanos y sabrosos.

Por ejemplo, la filosofía del chef Pablo Salas en Amaranta, en Toluca, siempre ha sido enaltecer la cocina mexiquense y lo realizan consumiendo localmente.

El Estado de México cuenta con una gran riqueza natural, y por esta razón Amaranta se apoya en proveedores locales como por ejemplo, Rancho el Pedregal de Texcaltitlan quién les provee de salmón; Rancho la Pausa de Valle de Bravo, que les ofrece productos orgánicos del campo, de temporada y muy frescos. También consumen en la Central de Abastos de Toluca, el Mercado 15 de septiembre y las recauderías que tienen cerca. Pero si de postres se trata, Rubalcaba o Harina Don Emilio les distribuye materia prima y se ubican a no más de 15 minutos de distancia.

La industria Gastronómica se convirtió en un blanco fácil con una gran perdida económica, nos tuvimos que replantear una nueva forma de operar, ya que no será nada igual después del COVID-19.


Para poder seguir en pie tenemos la necesidad de renovarnos para que de esta manera podamos competir pero sin olvidar el sabor y la calidad en nuestros platillos.

Tenemos que seguir las indicaciones que nos da Salubridad al igual que Gobierno. Esperamos tener más apoyo del las instituciones Gubernamentales, ya que los negocios bien establecidos contamos con las medidas sanitarias correspondientes, para que nuestros clientes siempre tengan lo mejor de nosotros y seguridad en las cuestiones de higiene.

Seguir apoyando el consumo local es muy necesario para resistir este inconveniente que nos ha dejado esta pandemia”, dice el chef Pablo Salas / Amaranta

Disfruta en la comodidad de tu casa lo que sirve tu restaurante favorito / Creative Commons

Solución

Si aún no puedes ir a comer a los restaurantes y/o no te sientes preparado para salir, no te quedes con el antojo y pide a domicilio, la mayoría, sino es que todos los restaurantes cuentan con en ese servicio. Algunos lo hacen directamente y otros a través de apps; también puedes ordenar y recoger tu pedido en la puerta del restaurante.

La economía del país te necesita, es hora de hacerla fluir, los restaurantes son la luz que iluminan el folclor de nuestras calles, como mexicanos debemos seguir echando raíz, porque comer bien también es parte de nuestra cultura. Dejar que el dinero circule y fluya libre hará una economía más fuerte.

Lee también 

Platillos de mar una buena opción de Fin de Año

Recibe el 2021 con un buen sabor de boca

Suscríbete 

¿Quieres ser el primero en leer nuestro contenido gastronómico? Suscríbete AQUÍ y recíbelo cada 15 días

También te puede interesar