Inicio » Plato de portada » Conoce la rigurosa dieta de Marilyn Monroe

Foto: Especial

Conoce la rigurosa dieta de Marilyn Monroe

A propósito de 'Blonde', en Netflix, te contamos más sobre su vida

Por décadas se ha hablado sobre la vida de la famosa actriz, se ha cuestionado su complexión y la alimentación que seguía, así que te contaremos más sobre sus rigurosos hábitos.

Según Vogue, seguía una dieta diurética que le ayudaba con la retención de líquidos. Consistía en comer alimentos ricos en potasio, por ejemplo: alcachofa, apio, coliflor, perejil, piña y melón.

También puedes leer

Su rutina de alimentación

Antes de dar un vistazo por las comidas diarias de Monroe, cabe destacar que esta dieta no es recomendable, y no está avalada por ningún especialista. Es poco balanceada, incluso peligrosa.

Trataba de evitar las carnes rojas y el azúcar. Tomaba mucha agua e infusiones de té verde a lo largo del día. En 1952 declaró en una entrevista a la revista Pageant cuáles eran sus hábitos alimenticios. Tenía una regla básica: No iba a restaurantes, pues decía que lo único que le gustaba de esos lugares eran los jugos de naranja.

Desayuno.

Mientras se vestía rápidamente comía dos huevos crudos batidos en un vaso con leche tibia. “Empiezo por calentar una taza de leche. Cuando está tibia rompo dos huevos en la leche, lo bato y bebo mientras me visto. Lo complemento con una pastilla de multivitaminas. Dudo que algún doctor recomiende un desayuno más saludable para una chica en apuros”, contaba la actriz.

Foto. Creative Commons

La comida se la saltaba y esperaba hasta que llegara la noche. Eran raras las ocasiones que rompía esta regla, e ingería un postre con un alto contenido calórico. “Menos mal que como poco durante el día, porque tengo el hábito de parar en la heladería y me compro un hot fudge sundae (un helado bañado de jarabe de chocolate y otros toppings). Estoy segura de que puedo permitirme este capricho, ya que mi dieta está compuesta casi totalmente de proteínas”.

Cena.

En su última comida optaba por una porción de carne y zanahorias crudas. “Cada noche paso por el mercado y me compro un filete de ternera, cordero o un poco de hígado. Lo caliento en el horno eléctrico de mi habitación. Normalmente me como cuatro o cinco zanahorias crudas con la carne”.

Si quieres actualizarte sobre las novedades gastronómicas, no olvides escuchar nuestro Podcast de Aderezo que ya se encuentra disponible:

Te invitamos a visitar nuestro perfil de Instagram:

También te puede interesar

¿Cocinarás pollo en Navidad? Descubre la manera correcta de lavarlo

VER PUBLICACIÓN

Cómo llegaron los chiles frescos a convertirse en secos

VER PUBLICACIÓN

Consejos para evitar hormigas o cucarachas en la cocina

VER PUBLICACIÓN

Visita estos lugares con pan francés memorable

VER PUBLICACIÓN