Inicio » Plato de portada » ¿Cuál fue la primera tortería en la CDMX?

¿Cuál fue la primera tortería en la CDMX?

En Bocados de Historia tratamos de descifrar un enigma, para saber a quién le debemos tan deliciosa creación

Por Iván Cabrera

No quiero entrar en polémica, porque saber a ciencia cierta ‘algo’ es muy complicado. Sin embargo, a través de las fuentes podemos argumentar y dar a conocer nuevos hechos. ¿Y para qué tanta cantaleta? En esta ocasión, me gustaría hablar sobre la primera tortería de la CDMX.

Se ha hecho del dominio popular que Armando Martínez Centurión inventó la torta en el portal Águila de Oro (1892), en la calle Coliseo Viejo, hoy 16 de septiembre. Tiempo después, abrió el primer local en la calle de Motolinia, en el Centro Histórico de la capital mexicana.

La torta de chalupa sí existe y aquí puedes probarla

Además de ubicarse en alguna época en Reforma, su último lugar dentro del corazón de la Ciudad de México fue en la calle de Donceles, donde a principios de enero de 2021 cerró por problemas financieros derivados de la pandemia.

Aunque Torterías Armando dejó un vacío en el Centro, todavía tiene dos sucursales en la colonia Cuauhtémoc y la Del Valle.

Sin embargo, aquí viene lo que puede causar polémica: de acuerdo con una revisión hecha en diarios de mediados del siglo XIX, hubo un local que preparaba tortas casi 30 años antes que las de Armando.

Todo cabe en bolillo sabiéndolo acomodar: Las tortas más extrañas

Así se puede leer en un anuncio publicado el 8 de febrero de 1864, en El Pájaro Verde, en el que se invitaba a los lectores a disfrutar de tortas compuestas, en la alacena número 1 del portal del Coliseo Viejo.

Según el texto, en noviembre de 1863, con motivo de las celebraciones del Día de Muertos, estas tortas fueron una sensación a tal grado que decidieron abrir un local en la dirección antes mencionada. El anuncio fue firmado por alguien identificado como R. A. P:

“Lo que aviso al público en jeneral (sic) y en particular a multitud de señores que desde entonces y hasta ahora les he ofrecido darles aviso del lugar donde me estableciera; advirtiendo que este es el único punto donde se espenderán (sic), pues hay persona que ha querido remedarlas, diciendo que es dependiente de mi casa, lo que es enteramente falso”.

Durante varios años, se publicitaron las tortas compuestas en distintos diarios de la época. Para el 25 de octubre de 1867, apareció en El Siglo Diez y Nueve el nombre de la mentada tortería, la cual se adjudicaba ser el local más viejo sirviendo este platillo.

¿Por qué le llamamos garnachas a la comida frita?

“El que suscribe, dueño del más antiguo y acreditado espendio (sic) de tortas compuestas, conocido con el nombre de: La antigua Conquista, que anualmente se establece en la Plaza de Armas durante la festividad de Todos los Santos, participa a sus numerosos favorecedores y al público en general, que este año ha situado su cantina junto a las puestas de entrada del salón de títeres de D. José Soledad Aycardo…”.

Para evitar confusiones, se lee en el diario, se distinguirá el lugar por una farola en la puerta con el nombre: La Conquista-Tortas Compuestas. El anuncio estaba firmado por R. P.

De acuerdo con la revisión hemerográfica, el local de La antigua Conquista o La Conquista era por temporadas (noviembre), aunque eso no quita que sea una referencia sobre la venta de tortas en la Ciudad de México, muchos años antes que las de Armando.

Cuartoscuro

En 1973, en El Monitor Republicano, el gran cronista Enrique Chávarri, conocido como Juvenal, escribía sobre un paseo por el Zócalo: “(…) y hasta el jacal de la Conquista, donde se comían las tortas compuestas más sabrosas que se condimentaban en la capital, hasta esa barraca se ha venido al suelo, hasta Noviembre (sic) que jacalón (un espacio para dar funciones de teatro o baile) y jacal (tortería) volverán á aparecer para asombro de los beatos y monigotes y para solaz de los cócoras”.

La receta

Sólo como dato, aquí una receta para preparar tortas compuestas, la cual se publicó en el diario La Familia, en 1887: “En un poco de catalán refino (vino) se echan rebanadas de jamón de Toluca y se prende fuego al aguardiente para que se cuezan; una vez cocidas se colocan en el pan sirviéndoles además aguacate, cebolla rebanada, queso al gusto, chipotles, sardinas, aceitunas, alcaparras, sal en polvo y aceite de comer; en seguida se aprensan y se sirven”.

Dicho lo anterior, es muy difícil adjudicar a ciencia cierta quién fue el creador de las tortas o cuál fue la primera tortería de la capital. Aunque, si me baso en los documentos, y en este espacio así es, debo decir que La Conquista es la ganadora.

Hasta aquí, estos bocados de historia.

Te recomendamos leer

De cuando prohibieron los pregones de comida en la CdMx

Así eran los callejones de fritangas en la CdMx

Suscríbete 

¿Quieres ser el primero en leer nuestro contenido gastronómico? Suscríbete AQUÍ y recíbelo cada 15 días

Síguenos en nuestra cuenta de Instagram y ponte al día con las noticias de gastronomía.

También te puede interesar