Inicio » Plato de portada » Amarone, el vino que va perfecto con el pan de muerto

Foto: Especial

Amarone, el vino que va perfecto con el pan de muerto

En la columna Entre Uvas y Taninos, Federico Ling nos abre las opciones de maridaje esta temporada

El clima está cambiando y oficialmente hemos recibido al otoño. Acá en Washington las hojas de los árboles están mudando de color y el espectro rojizo, amarillo y naranja son las tonalidades que pintan las calles en la región. Es mi época favorita del año, precisamente por este espectáculo multicolor y porque me recuerda que la vida está llena de ciclos y siempre es posible volver a empezar. Además, en materia del clima, solamente hay unos días entre el verano húmedo y extremadamente caluroso y el invierno que no da tregua con sus temperaturas bajo cero.

El otoño es la época perfecta, donde el frío se empieza a dejar sentir sin tanto rigor y un buen suéter es más que suficiente para salir a la calle y pasarla bien. El otoño me recuerda las fogatas en la noche, tomando una copa de vino con un buen aperitivo. Esa sensación de frío sutil sin los estragos de la nieve es el mejor sentimiento que existe. 

Foto. Creative Commons

Pero nos falta algo en Washington, algo muy importante. La gastronomía mexicana. Esa que empieza desde temprano en esta época del año: el pan de muerto, es tan delicioso y combina perfectamente con una taza de chocolate caliente. No hay nada más reconfortante que eso, pero me quedé pensando en cuál sería el maridaje perfecto para el Día de Muertos y su pan tradicional, de inmediato se me vino a la mente el vino italiano llamado “Amarone della Valpolicella”. Amarone es el tipo de vino y Valpolicella es la región (en el noreste del país, cerca de Venecia). Pero ¿por qué este vino?

Amarone está hecho con uvas Corvina, Rondinella y Molinara y es un vino tinto muy potente y lleno de cuerpo y sabor. Esencialmente estas características provienen no solamente de las uvas mismas, sino del proceso mediante el cual se obtiene el vino llamado “appassimento”. Este método consiste en cosechar las uvas y dejarlas sobre plataformas ventiladas durante varios meses para que se “sequen”. Al secarse las uvas y evaporarse el agua de las mismas, esto concentrará los aromas y sabores de las frutas de tal manera que, cuando son puestas en el tanque y presionadas para extraer el jugo para la fermentación, ello será sobre una cantidad de líquido menor, pero con una alta concentración que dará mucho más cuerpo, sabores, aromas, nivel de alcohol, etcétera.

Foto. Creative Commons

Los vinos Amarone tienen características de frutos negros, cuerpo robusto y por este proceso descrito, darán la impresión de ser casi dulces y con tonos de fruta madura y mermelada, además de vainilla, chocolate y tabaco de la madera. Son vinos de gran contraste. 

En ese sentido, pienso que son perfectos para esta época otoñal y en mi opinión, serán un gran complemento del Pan de Muerto (solamente hay que dejar pasar unos momentos entre bocado y bocado para que el azúcar del pan no interfiera de forma directa con el vino). Pero estos vinos además pueden combinarse con otro tipo de sabores, como es el queso parmesano, debido a la potencia de éste. En resumidas cuentas, este otoño es la ocasión ideal para probar este vino y disfrutarlo. ¡Salud!

Te recomendamos leer:

Sigue a Federico Ling en redes sociales y comenta esta columna. Lo encuentras en @beyondthegrapes

También te puede interesar

Visita estos lugares con pan francés memorable

VER PUBLICACIÓN

Consejos para evitar hormigas o cucarachas en la cocina

VER PUBLICACIÓN

Mi Rancho a Tu Cocina: Receta de huauzontles y por qué es buena idea comerlos

VER PUBLICACIÓN

¿El pollo se lava o no? Podrías estar haciéndolo mal

VER PUBLICACIÓN