Inicio » Comer sano » Por qué y cómo comer cerezas

Por qué y cómo comer cerezas

Sus vitaminas y alto contenido en fibra, son algunas de las razones para incluirlas en tu dieta

El verano es sinónimo de frescura y alegría. Pero también es una época que se asocia como la mejor para el campo, pues es la temporada en que hay mayor número de cosechas, en especial para las cerezas.

Este delicioso fruto es llamativo por su color rojo, que a simple vista se antoja morderlas. Provienen de un árbol que mide entre seis a 15 metros de altura, color castaño claro, hojas verdes brillantes y flores blancas.

Su textura es firme y muy jugosa y su sabor es dulce. Entre sus virtudes y bondades destaca su alto contenido en fibra, además de múltiples vitaminas que podrían aportar grandes beneficios para nuestra salud.

Las Cerezas del Noroeste, nos comparte los motivos para incluirlas en nuestra alimentación y nos enseñan la manera correcta de consumirlas.

Mejoran la calidad del sueño: Gracias a la melatonina que contienen, comer cerezas aproximadamente una hora antes de acostarse puede ayudar a estabilizar y regular los patrones del sueño.

Son antinflamatorias: Contienen antocianinas, encargadas de darle el color rojo a las cerezas; además, combaten las encimas que causan inflamación en los tejidos de manera similar al ibuprofeno y naproxeno.

Previenen el cáncer: Tienen ácido elágico y antocianinas, inhibidores potentes del crecimiento de las células cancerosas. Junto con otros fitonutrientes, sus beneficios individuales y sinérgicos son el foco de varios nuevos estudios.

Atacan la gota: Un estudio realizado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston informa que los pacientes que comen cerezas y toman su medicamento tienen de un 35% a 75% menos de posibilidades de sufrir ataques de artritis gotosa.

Son bajas en glucosa: Cuentan con un IG más bajo que la gran mayoría de las frutas, liberan glucosa lentamente y de manera uniforme, por lo que los niveles de azúcar en la sangre se mantienen constantes por más tiempo.

Formas de consumo

Por las mañanas: Las cerezas pueden ser el acompañante perfecto de tus mañanas con un delicioso smoothie.

Entre comidas:  Incluirlas como colación entre comidas será una explosión constante de sabores a lo largo de tu jornada.

En tus postres: Su versatilidad gastronómica e inigualable sabor, hacen de las Cerezas de Verano un fruto único capaz de maridar a la perfección con un sinfín de platillos.

Tip para conservarlas:

Para alargar su sabor durante todo el verano y conservarlas frescas como si recientemente las hayas cosechado, tienes que enjuagarlas perfectamente, empacar en un tupper, recipiente de vidrio o en bolsas de red y congelarlas, así podrás disfrutarlas por más tiempo.

Lee también 

Guía México Gastronómico: Los mejores en la escena culinaria

Así se come en el Chepe Express

Suscríbete 

¿Quieres ser el primero en leer nuestro contenido gastronómico? Suscríbete AQUÍ y recíbelo cada 15 días

Síguenos en nuestra cuenta de Instagram y ponte al día con las noticias de gastronomía.

También te puede interesar