Inicio » Comer sano » ¿Sientes lo que comes? De eso se trata la alimentación intuitiva

Foto: Freepik

¿Sientes lo que comes? De eso se trata la alimentación intuitiva

Conoce qué es y de dónde nace, además, cómo podría ayudar a mejorar tu calidad de vida

A propósito del Día Internacional sin Dietas, platicamos con una experta en alimentación intuitiva, para conocer cómo se relacionan las emociones con la comida y cómo podemos mejorar ese vínculo.

¿Has pasado tu vida sometido a dietas? ¿Sabías que nuestras emociones van de la mano con lo que comemos? Estas y más preguntas nos respondió en Aderezo, Shantal Becerril,  licenciada en Gastronomía y Nutrición; además, especialista en Trastornos de la Conducta Alimentaria y Alimentación Intuitiva.

Foto: @shan.nutri.antifa

También puedes leer:

Si no estás identificado con el término, Shantal nos cuenta que La alimentación intuitiva es “un concepto que enmarca la noción de integrar el instinto, la emoción y el pensamiento racional, al momento de hacer nuestras elecciones alimentarias, es decir, la alimentación intuitiva promueve que confíes en tu cuerpo, las señales de hambre y saciedad, que hagas elecciones de alimentación que se sientan bien para ti, despojándonos de la influencia de un juicio o las reglas impuestas por la cultura de dietas. Fue creado por dos nutriólogas y especialistas en Ciencias de la Salud, en 1995, Evelyn Tribole y Elyse Resch”.

¿Cómo ha cambiado la alimentación intuitiva en tu vida?

Cuando estudiaba nutrición, me empecé a cuestionar ciertas reglas y “verdades” científicas que nos hablan de la salud como un conjunto de síntomas observables, pero que poco tenían que ver con aquellos métodos de diagnóstico de las propias enfermedades. Por ejemplo, tomar el IMC (Índice de Masa Corporal) como un indicador de salud en riesgo, que aparentemente describe la manera en que se encuentra tu cuerpo; lo que realmente sucede es que este IMC no da razón alguna del estado de salud de órganos y sistemas, no pronostica infecciones, problemas en huesos, estado mental, ni es preciso al momento de referirse a hábitos de vida, por lo que leer de alimentación intuitiva me abrió la mirada hacía un paradigma de salud más digno y realmente incluyente, incluso para mi, la manera de ver la comida y mi propia salud, ver humanos y no sólo pacientes.

¿Cómo podría comenzar a incluir la alimentación intuitiva alguien que ha vivido en dietas eternamente? 

Lo primero es empezar a cuestionarnos: ¿Qué es la salud? Las nociones que todos hemos aprendido, son basadas en un sistema médico que evoluciona todo el tiempo, y que la base del pensamiento científico es justo ese, cuestionar los fenómenos y sujetos. Hemos aprendido definiciones de salud que tienen que ver también con sistemas, conveniencias y mucho privilegio, ¿Qué es la salud para ti? ¿Es simplemente alcanzar un cuerpo delgado, dejando de lado el cuidado de la salud mental o el contexto de desigualdad en el que vivimos? Deshacernos de las dietas no es un proceso inmediato, pero la simple afirmación biológica de que tanto los cuerpos como los síntomas de salud que cada quien presente pueden ser diversos, es un inicio importantísimo.

Ilustración: Freepik

¿Cuál consideras que sería una diferencia entre alimentación intuitiva y comer por ansiedad? Sabemos que uno de los principios habla de prestar más atención a tus emociones. ¿Cómo evitar el hambre emocional?

Primero me gustaría resaltar la idea de que prácticamente toda la alimentación que llevamos es emocional, porque el hambre se detona en los centros neuronales, la sentimos en el estómago, y después se puede llegar a sentir en todo el cuerpo, el hambre emocional es normal. Comer es un acto de primera necesidad, pero también es, familia, recuerdos, rituales, placer, historia, cuidado, amor, por lo que ir en contra del hambre emocional atenta contra nuestra relación con la comida.

Muchas veces vamos a recurrir a la comida por emociones que se nos desbordan o que no sabemos manejar, ansiedad, decepción, tristeza, y creo que es importante primero, no ir en contra de esto, y segundo, cuando sabemos que el acto de comer se ha convertido en la única manera de manejar emociones que no puedo controlar, lo mejor es aprender formas de sobrellevar el estrés e incluso pedir ayuda.

La comida más que un “problema” es una maestra que nos enseña cosas, cuando se sale de control, no hay que acabar con la comida, si no comprender que es lo que nos quiere decir, y acudir por ayuda.

¿Por qué nos podría resultar complicado comer intuitivamente? ¿Consideras que las antiguas generaciones influyen?

Creo que los principales obstáculos son sociales, la cultura de dieta tiene estándares muy precisos, aunque inalcanzables, nos rodean los mensajes que nos hablan de comer siempre para bajar de peso, la violencia hacía la mujer también se traduce en exigirle cierta imagen y hábitos, pero deja de lado que los cuerpos femeninos son diversos, así como el color de piel, de ojos, el cabello, también hay cuerpos grandes, delgados, altos, etc.

Cada generación tuvo sus propias luchas y logros, me parece que este es el momento del respeto a cualquier tipo de cuerpo, entregarle la soberanía a cada mujer de ello y sobre todo, comprender que la salud es mucho mucho más que solo perseguir la delgadez.

¿Cómo podríamos comenzar a trabajar con las infancias la alimentación intuitiva?

Debemos de ser muy cuidadosas respecto a lo que decimos frente a ellas, las infancias siempre están escuchando, el ambiente en el que crezcan, lo que oigan todos los días se convertirá en una constante en su vida, si los cuidadores tienen problemas con su alimentación, son dietantes crónicos o tienen muchos problemas de imagen corporal, las infancias crecen pensando que la vida gira en torno a un cuerpo delgado, en perseguirlo y sobre todo hay muchos estudios publicados que nos hablan que si tienen esas afirmaciones en casa tiene mucho más riesgo de desarrollar un Trastorno de la Conducta Alimentaria, seamos amables con nuestro cuerpo y seamos la célula de aceptación para las infancias, el mundo fuera de nuestro hogar ya es hostil en sí mismo.

¿Crees que la alimentación intuitiva es para todos?

La alimentación intuitiva nace de la necesidad de priorizar la salud, pero la salud integral, incluyente, aquella que dignifica y cuida de cualquier ser humano, cultiva la consciencia y honra la salud, por lo tanto si, cualquier persona puede acceder a una Alimentación Intuitiva.

lustración: Freepik

Como dato extra:

Una investigación de la revista American Journal of Health Education demostró que los estudiantes universitarios que obtuvieron calificaciones más altas, los sometieron a un test de Alimentación Intuititva, y fueron asociados con un incremento en el disfrute y placer en la comida, un menor índice de masa corporal y menos desórdenes alimenticios.

Si quieres actualizarte sobre las novedades gastronómicas, no olvides escuchar nuestro Podcast de Aderezo que ya se encuentra disponible:

Te invitamos a visitar nuestro perfil de Instagram:

También te puede interesar