Inicio » Comer sano » Consigue una vida saludable en tan solo 10 pasos

Cortesía Pixabay

Consigue una vida saludable en tan solo 10 pasos

La experta Ana Riga pone al descubierto los puntos claves para dejar a un lado aquello que nos afecta física y emocionalmente

Encontrar el equilibrio en nuestro ritmo de vida, es todo un reto que podemos vencer a partir de la reflexión sobre nuestros hábitos, en los que se incluye la forma en que nos alimentamos, actuamos y reaccionamos ante las adversidades de nuestro día a día.

Según la experta en nutrición y coach de vida Ana Riga, despertar nuestro interés por mejorar y eliminar lo que nos afecta en diferentes sentidos, no es cuestión solo de voluntad, sino que hay que explorar más allá dentro de nosotros mismos para encontrar el origen de los diferentes desórdenes que nos limitan a conseguir la plenitud. Para ello, la experta describe los 10 puntos claves para tener una vida sana:

“El número uno es cuestionar los hábitos que tenemos o no tenemos, pero empezar a hacerlos visibles. Por ejemplo, todos tenemos el hábito de cepillarnos los dientes, esto es algo que está tan implantado y que ni lo mencionamos, lo hacemos desde niños. Son hábitos que hacemos desde el inconsciente y no los cuestionamos, y nunca dices ¿por qué nos estamos lavando los dientes?

Cortesía Pixabay

Existen hábitos buenos y malos, pero es cuestionar lo que hago y lo que no hago y cómo está involucrado esto en la vida saludable que quiero lograr”.

Riga recomienda una técnica muy efectiva para lograr este objetivo: “Anota todo lo que hiciste desde que te levantaste en la mañana, por ejemplo, por qué no dormiste bien, por qué tienes tanta hambre. Cuando desmenuzamos los hábitos nos damos cuenta de la vida que llevamos. Hay que traer los hábitos desde lo inconsciente a lo consciente”.

Dormir bien

Es uno de los procesos más importantes, es donde sucede el aprovechamiento de nutrientes y la regeneración de nuestro cuerpo; es lo que nos pone en reseteo para que al día siguiente podamos ejecutar todas nuestras actividades de manera eficaz. Por eso comemos más, porque sentimos que no estamos rindiendo lo suficiente.

El movimiento diario

A veces nos vamos al extremo y decimos o hago ejercicio en forma o no hago nada, pero es enfocarse a moverse diario. Tres caminatas al día son básicas, pero si no puedes salir alrededor de tu colonia, entonces cuando vayas al supermercado, deja el coche más lejos y eso te va a obligar a moverte, oxigenar el cerebro y mantener los músculos sanos, además de oxigenar sangre y cerebro.

Cortesía Pixabay

Ejercicio de fuerza

Hacer ejercicios que me demanden esfuerzo, no solo la movilidad, sino cargar peso, es importante, siempre adaptado a mi condición física. Hacer esto desde niños es fundamental para el crecimiento muscular y evitar osteoporosis a lo largo de nuestra vida, además de lograr un nivel cognitivo estable, desde que somos niños hasta que llegamos a la vejez lo vamos a agradecer muchísimo.

Exposición al sol

Con la obtención de la vitamina D fortaleceremos el sistema inmune y así evitaremos enfermedades y eliminaremos bacterias. Ayuda a alinear los ritmos circadianos, nosotros somos seres solares, al igual que los animales, pero como vivimos en ambientes artificiales, nuestro cerebro se confunde con el uso de los celulares y televisiones, si procuramos la exposición moderada al sol, y diario un baño de sol, que puede ser salir a caminar o tomar un café, será de gran ayuda. Al hacer esto mandamos información al cerebro y tendremos un sueño óptimo.

Cortesía Pixabay

Caminar descalzo

Tener momentos felices como cuando éramos niños es algo muy especial. Cuando tenemos contacto con la tierra, dentro de un bosque, en un capo o donde sea, nos da una sensación de libertad muy grande. Algunos estudios al respecto, afirman que al hacer esto se liberan sustancias que nos dan sensaciones de libertad, paz y felicidad, es sentirte libre, pero a la vez aterrizado. Es una técnica que se utiliza mucho para el bienestar mental, el cual tiene repercusiones importantes para dormir mejor, tendrás días en los que encuentras de manera rápida la solución a los problemas, porque esto te libera del estrés y te ayuda a gestionar de manera más fácil cualquier situación.

A través de algunas investigaciones, expertos en el tema se preguntaban por qué los niños de la ciudad desarrollaban más alergias y otras enfermedades, y por lo contrario los niños que crecen en el campo son más sanos. Estuve en una conferencia sobre este tema y el doctor que la impartió pidió a las mamás que dejen que los niños se ensucien, porque la limpieza es lo que les está enfermando. Las bacterias de la tierra ayudan a generar anticuerpos que hacen más fuerte el sistema inmune.

Reducir la glucosa

No generar cambios constantes de glucosa porque esto nos va a provocar cada vez más, la ansiedad por comer más azúcar y harinas que sabemos que son inflamatorios y van en contra del sistema inmune. Lo que sugiero son ayunos mínimos de 12 horas que significa que, si terminé de comer a las 9 de la noche que mi desayuno seas a las 9 de la mañana, esto ayuda a que nuestro cuerpo siga con su ritmo y así, estos picos de alza de azúcares se eliminan. Les recomiendo poder priorizar desayunos salados, si tienes la opción de comer hot cakes o huevos, elije los huevos, evita comer colaciones y hacer comidas grandes y suficientes, en lugar de un caldo de pollo cómete una sopa, un aguacate, dos tortillas en vez de estar botaneando todo el día.

Controlar la glucosa a mediano y largo plazo me va ayudar a que mi cuerpo tenga mejor rendimiento, que sea más productivo, creativo y que envejezca mejor, a mis 80 años me veré mejor que los demás.

Cortesía Pixabay

Alimentarme y nutrirme adecuadamente

Elegir una dieta adecuada dependiendo del estilo de vida que llevo, nivel sociocultural, mi edad y mi peso, es importante, es importante recordar que no todas las dietas funcionan y que hay que acudir con un especialista para que nos oriente sobre este punto para evitar riesgos.

Aprender a controlar las emociones

Actualmente se está visibilizando mucho el tema de la sanidad mental, ir al psicólogo es importante. Hay que aprender a gestionar nuestras emociones, esto es igual a cómo nos sentimos físicamente, estos dos puntos se complementan perfectamente y una cosa influye a la otra. Cuando estoy triste o enojado no tomo las mejores decisiones, cuando como comida chatarra o tomo todos los fines de semana, es porque emocionalmente no me siento bien.

Hay que reconocer las emociones, si me siento frustrado, sorprendido o inestable, y decir, qué es lo que me está ocasionando esto y de ahí empezar a gestionar y decidir cuáles serán las herramientas que voy a emplear para solucionar esto, si voy al psicólogo, si salgo a caminar, si aprendo a tocar un instrumento, elegir cierto tipo de lecturas, abrazar a mi mamá, pero que realmente es que las esté gestionando y no engañándome a mí mismo.

Cortesía Pixabay

Recibir y dar cariño incondicional

Cuando empiezo a tener un cambio en la vida, pensando en la parte física como dejar de fumar de beber, existe la importancia de ser igual de selectivo al igual con las relaciones, y pensar a qué personas les dedico tiempo porque son valiosas, todos sabemos que los seres humanos tenemos necesidades importantes de apoyo, de construir lazos duraderos, pero es importante saber que la calidad vale más que la cantidad y en este punto hay que priorizar las relaciones con las que nos involucramos.

Reducir el consumo del alcohol

Se ha comprobado que el alcohol está ampliamente relacionado con la depresión y el cansancio. Hay un estudio realizado por el Centro Nacional para la Información Biotecnológica, de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, donde se explica que el alcohol es una práctica social que tenemos basada en la mercadotecnia que informa cuestiones falsas como que el vino ayuda a la salud, pero no es verdad, lo que ayuda es la piel de la uva, es como con los alimentos cuando son procesados que a nivel de vino cuando tenemos las uvas enteras.

También puedes leer:

Cinco razones de salud para tomar jugo de piña

Puñados de almendras para la salud

Descubre qué aporta a tu salud el consumo de maíz

A menor o mayor grado, el alcohol está presente sobre todo en los fines de semana con la vida social que llevamos tanto con la familia, como con los amigos. Nos echamos la culpa a nosotros mismos porque los lunes decimos, no tengo energía, y le decimos el clásico el lunes de bajón. Mucho de esto es derivado del consumo del alcohol el fin de semana.

Si nos basamos en lo que dice la Organización Mundial de la Salud, (OMS), para una mujer de 35 años de 1 metro 70, la ingesta mínima de alcohol en un fin de semana, son dos copas de vino.

Y aunque haya tomado esas dos copas el fin de semana, el bajón del lunes va a llegar por todos los efectos secundarios que surgen como dilatación de los vasos sanguíneos, aceleración de los latidos del corazón, es un disruptor del hipotálamo suprarrenal, lo que hace que estés predispuesto a ciertos tipos de estrés que son provocados por la cruda cuando se ve afectado el hipotálamo, el cuerpo como defensa, dice no me quiero levantar, no quiero cocinar y realizar ninguna actividad.

Entonces hay que reaccionar al respecto y decir qué pasa si sustituyo esto por otro tipo de actividades, o si lo hago más esporádico, es necesario encontrar estrategias que nos ayuden a resolver estos hábitos que nos afectan.

Te invitamos a conocer nuestro perfil de Instagram:

Descubre todo sobre el mundo de la gastronomía a través de nuestro podcast:

También te puede interesar

Feria de la Enchilada: Dónde y cuándo disfrutar de este platillo

VER PUBLICACIÓN

Aquí puedes revisar el precio de la tortilla en tu ciudad

VER PUBLICACIÓN

Qué esperar de Iron Chef, nos cuenta la juez Sophie Avernin

VER PUBLICACIÓN

Fechas y detalles del Festival del Chocolate y Pan Muerto

VER PUBLICACIÓN