Inicio » Sabores urbanos » Sorpréndete con las figuras de la Feria del Alfeñique

Fotos. Daniel Camacho

Sorpréndete con las figuras de la Feria del Alfeñique

Tortas, panes y otras frutas, los artesanos de este dulce tradicional de Día de Muertos nos cautivan

Por Adriana García Sánchez

De natural sabor al paladar y fuerte textura a su exterior son dos distintivos del dulce de pepita manufacturado en Toluca y en otros puntos del Estado de México.

Durante la temporada de Día de Muertos, el confite se vuelve doblemente relevante por la semilla de calabaza de castilla, que es uno de los condimentos centrales para su elaboración, la cual va muy ad hoc con los platillos acostumbrados en octubre y los primeros días de noviembre.

Este producto tiene diversas presentaciones, la más común es en barras delgadas o gruesas.

Leer más:

Foto. Luis Camacho

No obstante, en la Feria del Alfeñique de Toluca, artesanos del ramo producen esa variedad en figuras de gallinas, borregos, conejos, frutas y canastas, similares a los de alfeñique.

Aunque con el paso de los años, las familias artesanas han innovado con efigies de coloridos ramos de flores, floreros y fruteros.

Además de pequeñas tortas, hamburguesas, calabazas, así como osos y elotes, listos para degustar o bien para colocarse en la ofrenda en honor a quienes se adelantaron en el camino.

El dulce de pepita es el resultado de mezclar dicho insumo previamente lavado y retirado de la cáscara, con el azúcar blanca y agua, del que se forma una masa, la cual debe estar bien cocida.

“Para hacer una masa de 10 kilos se lleva cerca de una semana, posteriormente de ahí se toman bolitas que se pesan para hacer cada una de las figuras”, señaló Irma Rodríguez, expositora y artesana de la Feria del Alfeñique Toluca.

Al terminar de cocinarse se decoran con pintura vegetal sin químicos y se auxilian de tijeras para delinear los contornos de las piezas, explicó.

El tiempo total para dar forma a las imágenes depende del tamaño y de la habilidad del artesano, pero va de 5 a 15 minutos, dijo.

Pese a que esa golosina no es tan demandada con respecto a las calaveras de alfeñique o chocolate, quienes la han probado son fieles seguidores del producto tanto en la mercancía exhibida específicamente para la feria como en jamoncillos.

“Quienes conocen el dulce lo compran sin pensarlo porque es muy rico, pues muchas personas, al ver las figuras, creen que son migajón, de pan o son imanes para el refrigerador”.

Lo que buscan más son las gallinitas o “pipilas” como las llaman algunas señoras, así como los borreguitos, contó.

Yolanda Arriaga, clienta de la feria, expresó que su esposo degusta el dulce desde hace más de 30 años, porque es natural y fresco.

“Les gusta su textura y el sabor de la pepita, cuando vamos al sur del estado compramos”.

La expositora recordó que su madre aprendió la preparación del dulce de una tía y se dice que el producto empezó a elaborarse en una comunidad cercana al municipio de Ixtapan de la Sal, esto en la región del sur del Estado de México.

El proceso es muy cansado, reseñó, porque hay que batir constantemente con la mano, no hay máquinas para hacerlo y es importante tener mucha fuerza en los brazos.

-¡El costo de cada pieza lo vale! – afirmó- por el proceso de manufactura, además de que el importe de los insumos ha aumentado durante la pandemia.

Invitó a los visitantes de la Feria a probar el típico dulce de pepita que es 100% natural y sabroso.

Dónde es la Feria del Alfeñique

Se ubica en los Portales de Toluca, emblema de la ciudad. Comenzó el 15 de octubre y culmina el 2 de noviembre.


Si quieres actualizarte sobre las novedades gastronómicas, no olvides escuchar nuestro Podcast de Aderezo que ya se encuentra disponible:

Te invitamos a visitar nuestro perfil de Instagram:

También te puede interesar