Con la tecnología de Google Traductor

Con la tecnología de Google Traductor

Inicio » Comer sano » Para todo mal, miel: Enfermedades que alivia y recetas caseras

Foto: Pexels

Para todo mal, miel: Enfermedades que alivia y recetas caseras

Muchos de sus efectos medicinales están comprobados, aquí algunos

COMPARTIR

Nelson Solorio | El Heraldo de Chihuahua

La miel es un ingrediente natural que sirve para preparar postres y dulces, también es ideal para endulzar el café o el té. Pero además de eso, es un alimento con grandes propiedades medicinales.

Existen por lo menos 320 diferentes variedades de miel, que varían en color, aroma, sabor, y propiedades dependiendo de la región donde se produzca, el clima y el tipo de abejas que la produzca. Por ejemplo, en Chihuahua y el norte de México existe miel que las abejas hacen a partir del polen de mezquite y otros árboles y plantas de la región.

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí
Foto: Pixabay

También puedes leer:

La miel consta de azúcares, diferentes tipos de aminoácidosvitaminasmineraleshierrozinc y compuestos antioxidantes. De ahí su dulzura natural, así como su calidad como alimento y sus propiedades medicinales.

Están probados por la ciencia sus efectos antiinflamatorios, antioxidantes y también sus propiedades como antibiótico. Además en muchas culturas tradicionales se le considera una medicina, de manera que la gente acostumbra usar la miel para tratar la tos, o bien como si fuera pomada se aplica sobre heridas y quemaduras para curar o prevenir infecciones, así como ayudar a la reparación del tejido.

De acuerdo a la Clínica Mayo, estudios científicos han comprobado que la miel es útil para el tratamiento de:

Enfermedad cardiovascular. Los antioxidantes de la miel podrían estar asociados con una reducción en el riesgo de enfermedad cardíaca.

Tos. La miel de eucalipto como la de cítricos y la de labiatae pueden inhibir la tos.

Enfermedad gastrointestinal. La evidencia sugiere que la miel podría ayudar a prevenir trastornos del tubo gastrointestinal, como la diarrea relacionada con la gastroenteritis. La miel también podría ser eficaz como parte de una terapia de rehidratación oral.

Enfermedad neurológica. Las investigaciones sugieren que la miel podría tener beneficios antidepresivos, anticonvulsivos y contra la ansiedad. En algunos estudios, se ha comprobado que la miel ayuda a prevenir los trastornos de la memoria.

Cuidado de la herida. Se ha demostrado que el uso tópico de la miel de tipo médico fomenta la curación de las heridas, sobre todo en el caso de las quemaduras.

Foto: Unsplash

¿Y la miel sirve para las alergias?

Pues según diversas fuentes, como Ask the scientists y la misma Clínica Mayo, es posible que la miel sirva para combatir a las alergias, aunque no haya estudios científicos completos que lo demuestren.

Las alergias son una reacción exagerada del sistema inmune, por ejemplo, ante la presencia de partículas como el polen y el polvo. El cuerpo reacciona confundiendo a estos elementos con amenazas e inicia procesos de inflamación.

En teoría, la miel de abeja podría combatir las alergias debido a que contiene polvo y polen de la región en que se produce, pero en bajas cantidades que permitirían al organismo acostumbrarse a esas partículas, sin desatar la reacción alérgica.

De cualquier manera, siempre es necesario que consultes a tu médico. Aunque la miel consumida moderadamente tiene efectos totalmente benéficos para la salud.

Foto: Pixabay

Por otra parte, hay que decir que la miel no es apta para niños menores de 2 años, ya que puede tener efectos adversos en sus organismos que no están plenamente desarrollados. También podría ser dañina para personas que tienen problemas de diabetes debido a su alto contenido de azúcares.

Tres recetas de remedios caseros con miel

1. Remedio para el dolor de garganta

Ingredientes:

  • 1 taza de agua caliente
  • 1 cucharada de miel
  • 1 cucharada de jugo de limón
  • 1/2 cucharadita de jengibre rallado (opcional)

Instrucciones:

  1. Calienta una taza de agua hasta que esté tibia, pero no hirviendo.
  2. Añade la miel y el jugo de limón al agua.
  3. Si decides usar jengibre, agrégalo también.
  4. Revuelve bien hasta que la miel se disuelva completamente.
  5. Bebe esta mezcla lentamente, especialmente cuando sientas dolor en la garganta.

2. Remedio para el insomnio

Ingredientes:

  • 1 taza de leche caliente (puede ser de vaca, almendra, avena, etc.)
  • 1 cucharadita de miel
  • 1/4 de cucharadita de canela en polvo (opcional)

Instrucciones:

  1. Calienta la leche a una temperatura que te sea cómoda para beber.
  2. Añade la miel y la canela en polvo a la leche caliente.
  3. Revuelve bien hasta que todo esté completamente mezclado.
  4. Bebe esta mezcla unos 30 minutos antes de acostarte para ayudar a inducir el sueño.

3. Remedio para la tos

Ingredientes:

  • 1 cucharada de miel
  • 1 cucharada de jugo de limón
  • 1/2 cucharadita de aceite de coco

Instrucciones:

  1. Mezcla la miel, el jugo de limón y el aceite de coco en un pequeño bol.
  2. Toma esta mezcla con una cuchara directamente o dilúyela en un poco de agua caliente si prefieres beberla.
  3. Consume esta mezcla 2-3 veces al día para aliviar la tos.

Estos remedios caseros son sencillos y usan ingredientes naturales que son fáciles de encontrar. La miel tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias que la hacen ideal para tratar diversas dolencias. ¡Espero que te sean útiles!

¡Ya estamos en WhatsApp! Recetas, comida y muchas recomendaciones culinarias podrás encontrarlas en nuestro nuevo canal. Únete aquí.

https://whatsapp.com/channel/0029VaFc65THAdNU8vmiFm0i

COMPARTIR