Con la tecnología de Google Traductor

Con la tecnología de Google Traductor

Inicio » Comer sano » Alimentos para “sacar mejores notas” en clase

Foto. Nutritienda.

Alimentos para “sacar mejores notas” en clase

Que la dieta de tus pequeños no pase desapercibida; mejora su rendimiento escolar

COMPARTIR

Por. EFE

La alimentación juega un papel fundamental en el bienestar físico y mental de los niños, y esto adquiere una dimensión aún mayor cuando se considera su participación en la escuela. Una dieta nutritiva y balanceada no solo es un requisito para el crecimiento saludable, sino que también tiene un impacto directo en su rendimiento académico, su capacidad de concentración.

En este contexto, exploramos la trascendencia de proporcionar a los niños una alimentación adecuada durante su jornada escolar y cómo esta práctica puede sentar las bases para un futuro prometedor.

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí

¿Quieres ser el primero en leer nuestro contenido gastronómico? Suscríbete AQUÍ y recíbelo cada martes 

Una dieta sana y equilibrada debe incluir grasas insaturadas, que participan en el buen funcionamiento del cerebro y la vista; minerales de hierro, magnesio y zinc, y vitaminas del grupo B, que contribuyen a una función cognitiva y psicológica normales, que reducen la sensación de cansancio y fatiga, según Laura González, responsable del Método Nutriplato de Nestlé.

Foto. Nutritienda.

Momentos de presión intelectual

Algunos alimentos “con un efecto positivo en la actividad intelectual y la concentración” que deberían estar presentes en la dieta de los más jóvenes de la casa son: atún, huevo, betabel, alubias, plátanos, avena integral, pistachos, brócoli, semillas de chía y aguacate, según los expertos de Nutritienda.com.

Durante la época de exámenes y mayor esfuerzo intelectual, la nutricionista Sonia Ruiz Pérez aconseja evitar el consumo excesivo de dulces, de pastelería industrial, gominolas, ‘snacks’ y productos con azúcares refinados, así como las comidas copiosas.

Te puede interesar:

Reanudación de las clases tras las vacaciones estivales; transición de la educación Primaria a la Secundaria; etapas de mayor carga de trabajo para el estudiante en asignaturas que le plantean dificultades; prolongación de la jornada de aprendizaje a través de actividades extraescolares, época de exámenes, clases de apoyo privada, etc.
Todas éstas son situaciones de esfuerzo intelectual aumentado y continuado, en las que la capacidad cognitiva, la memoria, la concentración y el rendimiento académico del estudiante son puestos a prueba, y en las que una buena alimentación juega un papel decisivo para poderlas afrontar con éxito, según aseguran los especialistas. Alimentarse bien es esencial en épocas de esfuerzo intelectual importante, según Sonia Ruiz Pérez, dietista-nutricionista del grupo hospitalario Quirón Salud.

Foto. Nutritienda.

Etapas de mayor esfuerzo mental

En esas etapas, “es importante llevar una dieta rica en legumbres, frutas, verduras, cereales integrales y grasas saludables; y baja en grasas saturadas y azúcares simples, para mantener la agilidad mental y el poder de concentración, lo cual debe acompañarse de un buen descanso y práctica deportiva regular”, señala.

Entre los alimentos que son especialmente recomendables, porque ayudan a mejoran la capacidad cognitiva, la memoria y el rendimiento, Sonia Ruiz incluye: remolacha, verduras de color verde oscuro, chocolate negro con 70% de cacao, plátanos, arándanos azules, nueces, zanahorias, pescado azul, aguacates y cereales integrales.

Por otra parte, esta nutricionista aconseja evitar, durante las épocas de mayor esfuerzo intelectual, el consumo excesivo de dulces, pastelería industrial, gominolas, ‘snacks’, productos con azúcares refinados, así como las comidas copiosas, siendo preferible “comer sin saciarnos, cada 2-3 horas, haciendo una mayor ingesta en las principales comidas del día”.

Foto. Nutritienda.

Alimentando los estudios

Desde la plataforma en línea Nutritienda, NT, animan a los padres a que vigilen que sus hijos pequeños y adolescentes coman de forma variada y equilibrada durante todo el año; como fruta, verdura, cereales integrales, legumbres, lácteos, carne y pescado, y evitando que adopten malos hábitos como consumir comida rápida, aperitivos y pastelería industrial en exceso.

“Una alimentación variada obtiene los nutrientes, vitaminas, minerales y fibra que, en conjunto, contribuyen a mejorar su rendimiento académico y a que mantengan buenos niveles de concentración y energía durante todo el día”, según Noelia Suárez, directora de comunicación de NT.

Aunque no hay “alimentos milagrosos” que puedan garantizar por si solos el éxito en los exámenes, o los buenos resultados académicos en el curso escolar, existe una serie de alimentos cuyos componentes tiene un efecto positivo en la concentración, asegura.

Algunos de estos “alimentos que pueden ayudar estudiar mejor y sacar mejores notas”, y que los expertos de NT recomiendan que estén presentes en la dieta habitual de los más jóvenes son: atún, huevo, remolacha, alubias, plátanos, avena integral, pistachos, brócoli, semillas de chía y aguacate.

Buenos hábitos alimentarios

“Existe una relación directa entre la buena alimentación y tener un mejor rendimiento escolar”, según explica desde Nutrinanny, servicio de asesoramiento nutricional ‘online’, del Método Nutriplato de Nestlé , la experta en alimentación infantil Laura González.

La especialista revela que “los pequeños que siguen una dieta equilibrada tienen un mejor rendimiento académico, y que los que obtienen mejores notas son aquellos que, además de seguir una alimentación equilibrada, hacen actividad física regularmente y tienen buenas rutinas de descanso”.

“Los niños cuyos hábitos alimentarios eran más saludables estaban más motivados a la hora de ir a la escuela, y se sentían más satisfechos con sus deberes”, según el V Observatorio Nacional de Nestlé, a través de una encuesta efectuada a familias en 2018.

Sacar mejores notas no depende solo de comida, ya que el esfuerzo constante y el estudio organizado serán claves para conseguir un óptimo rendimiento, pero también depende de gozar de un ambiente tranquilo, rutinas establecidas y un estilo de vida activo y saludable, apuntan desde Nutrinanny.

El Método Nutriplato recomienda a los padres que planifiquen las comidas de sus hijos en un menú semanal; que repartan las ingestas al menos en cinco tomas diarias sin dejar que pasen más de 3-4 horas sin comer, y que se aseguren de que los ‘peques’ consuman cada día tres piezas de fruta.

Para la alimentación entre los 3 y 12 años, promueve basar la alimentación en verduras y hortalizas, con una menor proporción de alimentos que aporten proteínas (huevo, legumbres, pescado y carnes, especialmente las blancas) y destinar una porción a los cereales de preferencia integrales o los tubérculos.

Desde Nutrinanny, señalan que uno de los nutrientes destacados que debe estar presente en el menú son las ‘grasas saludables’ o ‘grasas buenas’ , contenidas en el pescado azul, frutos secos, semillas, y aceite de oliva, y que participan en el buen funcionamiento del cerebro y de la vista.

En la dieta sana y equilibrada “para sacar buenas notas” tampoco deben faltar tres minerales esenciales: hierro (pescado blanco y azul, carne, legumbres, cereales integrales); magnesio (cereales integrales, huevos, pescado azul, marisco); y zinc (brócoli, espinacas, frutos secos, semillas, legumbres y marisco), según esta misma fuente.

La alimentación infantil también debe incorporar las vitaminas del complejo B, que se encuentran en alimentos muy variados: lácteos, carnes y pescados, huevos; y también en alimentos de origen vegetal como las legumbres, los cereales, y los frutos secos, de acuerdo al Método Nutriplato.
Pablo Gutman.

COMPARTIR