Inicio » Sobremesa » ¿Ya pusiste la ofrenda de Día de Muertos? esto significan los ingredientes

Foto: Especial

¿Ya pusiste la ofrenda de Día de Muertos? esto significan los ingredientes

Te contamos del ritual para ponerla y el significado que cada ingrediente aporta de manera solemne

¿Conoces el significado de las ofrendas? Son un ritual por medio del cual estamos cerca de nuestros difuntos, de su memoria, es la manera en que los muertos vuelven a encontrarse con sus seres vivos. 

El objetivo de poner un altar es compartir con los que ya no están manjares culinarios, bebidas u objetos favoritos. Si bien hay comidas que se han vuelto representativas y se hacen especialmente para esta fecha, lo más importante es colocar aquellas que eran de su agrado. 

Leer más:

El 31 de octubre se elabora la ofrenda dedicada a los niños quienes nos visitan el día 1 de noviembre y el 2 de los fieles difuntos adultos. 

Hay ciertos elementos que deben colocarse en altar, te decimos cuáles son:

  • Camino de Flores: Sus colores y aroma adornan el lugar a donde llegará el difunto; el amarillo del cempasúchil es el sol que guiará su alma; en los altares para niños se colocan alhelí y nube, pues al ser blancas representan su pureza e inocencia.
  • Papel picado: Se considera una representación de la alegría y del viento. Cada color tiene un significado diferente; por ejemplo, el naranja es luto, el morado representa a la religión, el verde es para los jóvenes, el blanco para los niños, el amarillo para los abuelitos y el rosa representa la tierra mexicana.
  • Veladoras: Su luz guiará a nuestros queridos visitantes para que puedan llegar con nosotros y también para alumbrar su regreso. Para los niños, los candelabros deben ser blancos, dado que este color simboliza la pureza de estos inocentes difuntos. 
  • Sal: Es un elemento de purificación, sirve para que el cuerpo no se corrompa en su viaje de ida y vuelta para el siguiente año.
  • Agua: Refleja pureza y sirve para que el espíritu calme su sed después de su viaje. 
  • Fotos: Estas se colocan para recordarlos en momentos alegres que tuvieron en vida.
  • Incienso o Copal: El copal era ofrecido por los indígenas a sus dioses, ya que el incienso aún no se conocía, este llegó con los españoles. Se utiliza para limpiar al lugar de los malos espíritus y así el alma pueda entrar a su casa sin ningún peligro.
  • Brasero de barro negro: Se utiliza para quemar incienso o copal.
  • Cruz de cal en el piso: La cruz de ceniza sirve para que el alma llegue hasta el altar y que pueda sanar sus culpas.
  • Objetos o artículos personales: Aquellas pertenencias que utilizaban con frecuencia o bien que caracterizaban su personalidad.
  • Comida: En el caso de los niños, no debe condimentar con chile, porque les haría daño, también se les ponen dulces de alfeñique, hechos con una pasta elaborada con azúcar, pueden ser figuras de animalitos, canastitas con flores, zapatos, ánimas y ataúdes. 
  • Perro Xoloitzcuintle (Barro crudo o negro): No debe faltar en forma de juguete en los altares para los niños, pues así sus espíritus se sentirán contentos y acompañados al llegar a su altar, así como en su regreso.
  • Imágenes de santos: Sirven como vínculo entre vivos y muertos, además de simbolizar la paz en el hogar y la aceptación de compartir alimentos.
  • Música: Poner música en una ofrenda, sirve para ambientar y armonizar el espacio, por lo que se recomienda sea del gusto del difunto.

Entre los platillos típicos que se han vuelto representativos y se hacen especialmente para esta fecha, podemos encontrar: 

  • Pan de muerto: Simboliza el ciclo de la vida y la muerte. La bolita al centro es un cráneo y las cuatro canelas representan los huesos de las cuatro extremidades y las lágrimas que lamentan a los difuntos. Varía según la región; humanos animales, plantas y seres fantásticos 
  • Dulce de Calabaza: También conocido como Calabaza en Tacha, este postre de fruta caramelizada es uno de los más comunes y tradicionales para poner en la ofrenda.
  • Dulce de Tejocote: Esta fruta de origen mexicano es muy utilizada para cocinar en la última época del año, también por ser la temporada en la que mejor se da.
  • Mole: Es un platillo originario de Puebla que se prepara en casi todo el año y que se volvió una parte fundamental de los elementos culinarios que se encuentran en las ofrendas. 
  • Tamales: Históricamente es una de las comidas tanto prehispánicas como coloniales que eran colocadas en honor a los muertos con una gran diversidad de rellenos dulces y salados.
  • Fruta: Se coloca para los viajeros que recorren el camino a su ofrenda. Se utilizan sobre todo aquellas de temporada como la caña de azúcar, los tejocotes, la naranja, la jícama y la manzana, que sirven también para adornar el altar con sus olores y sabores.
  • Atole o chocolate caliente: De la misma forma que los tamales, el atole viene del maíz y representa una parte importante de la cultura culinaria en México, así como el chocolate caliente. Estas dos bebidas se pueden colocar también como una bebida tradicional para acompañar los alimentos.
  • Bebidas: Dependiendo de los gustos de la persona fallecida, se colocan distintos tipos de bebidas con alcohol, por ejemplo, el pulque, aguardiente, tequila o sin alcohol: el café de olla, arroz con leche o aquello que soliera tomar nuestro ser querido. 

Dulces típicos: Podemos encontrar distintos tipos que van desde figuras de amaranto, alegría, palanquetas o fruta cristalizada.

Si quieres actualizarte sobre las novedades gastronómicas, no olvides escuchar nuestro Podcast de Aderezo que ya se encuentra disponible:

Te invitamos a visitar nuestro perfil de Instagram:

También te puede interesar