Inicio » Sobremesa » Razones para no “despreciar” el tejocote

Razones para no “despreciar” el tejocote

Una fruta de temporada invernal que todos usan pero pocos consumen

Los tejocotes despiertan esta época del año un sentimiento de amor y odio: algunas personas los integran a las preparaciones navideñas, por que dicen seguir las recetas tradicionales y le aportan sabor, pero no se los comen. Sea cual sea tu sentimiento y gusto por esta fruta de temporada, ¿qué tanto los conoces?

Según datos de la SAGARPA, la demanda de tejocote se ha incrementado considerablemente en los últimos años, inclusive, el fruto ha venido adquiriendo una alta relevancia comercial entre la población latina de los Estados Unidos.

¿Qué es el tejocote?

Una fruta silvestre que se adapta a una gran diversidad de suelos y climas, su hábitat natural es en el altiplano mexicano, especialmente en la región de los volcanes Izta-Popo, en la llamada Sierra Nevada. Aunque también nace en Tlaxcala, Chiapas, Michoacán, Hidalgo y Morelos.

Origen de la palabra tejocote

Se deriva del náhuatl texocotl, significa fruta agria silvestre o dura.

Especie

La delegación SADER Puebla, afirma en un texto publicado en la página de SEGOB, que pertenece a la familia de las rosáceas y concretamente al género crataegus, el cual agrupa alrededor de 140 especies. En el continente americano se localizan 100 de ellas, y alrededor de 13 crecen en la República Mexicana.

Beneficios

Su alto contenido en vitamina A y C lo convierte en un potente antioxidante.

Su consumo ayuda a producir hemoglobina, que favorece la salud del cerebro y la coagulación sanguínea.

Disminuye el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas por oxidación e inflamación de las células, tales como las enfermedades del corazón.

Es un alimento ideal para los diabéticos, debido a que disminuye los niveles de glucosa en la sangre.

Su contenido en calcio y hierro fortalece el sistema inmunológico, la salud ósea y evita la anemia.

Es rico en vitaminas del complejo B, un aliado del sistema nervioso.

Usos gastronómicos

Con el tejocote se pueden preparar ates, gelatinas, mermeladas, dulces y cristalizados, conservas, helados, incluso licores y cervezas. Este fruto es considerado por algunos especialistas como un tipo de fibra, que, aunque no aporta ningún nutriente a nuestro cuerpo, se encarga de eliminar los residuos y toxinas.

Los tejocotes no pueden faltar en el ponche / Creative Commons

Un fruto de temporada Navideña

Es un fruto que nuca falta en los ingredientes de la receta para la preparación del ponche, durante las posadas se incluye en los aguinaldos y siempre forma parte del relleno de las piñatas.

Lee también 

El kiwi, una fruta nutritiva y versátil

El pistache, una proteína tan completa como la carne

Suscríbete 

¿Quieres ser el primero en leer nuestro contenido gastronómico? Suscríbete AQUÍ y recíbelo cada 15 días

También te puede interesar